Tuberculosis, una infección que todavía existe

Afortunadamente, mi hijo está muy sano, pero estoy muy preocupada porque nos han mandado una carta del colegio diciendo que una niña tiene tuberculosis y que por precaución les hagamos las pruebas a nuestros hijos. No sabemos prácticamente nada de esta enfermedad, sólo que antiguamente la gente se moría por ella. ¿En qué consisten las pruebas? ¿Cómo se contagia la tuberculosis? ¿Qué síntomas da la tuberculosis?

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa y contagiosa hasta en el 60 por ciento de los casos, causada por una bacteria llamada Myobacterium tuberculosis. Aunque prácticamente no se habla de esta enfermedad, la tuberculosis sigue existiendo y, por ejemplo, en España, cada año se registran 15.000 nuevos casos, lo que lo convierte en el segundo país de la Unión Europea, detrás de Portugal.

¿Cómo se presenta?

Los síntomas que pueden hacer sospechar de tuberculosis son los siguientes:
• Tos que no cura.
• Esputo con sangre.
• Fiebre de hasta 38 °C por la noche.
• Sudores nocturnos.
• Dificultad para respirar por neumotorax y derrame pleural.
• Continuo cansancio.
• Pérdida de peso y apetito.

El diagnóstico

Cuando el médico sospecha, por los síntomas arriba descritos, que un niño o adulto padece tuberculosis, solicita las siguientes pruebas:
• Radiografía de tórax.
• Cultivo de esputo para identificar el origen.
• Broncoscopio con aspirado de secreciones para hacer un cultivo de las mismas en medio Lo-westein.
• Test de la tuberculina.
¿En qué consiste el test de la tuberculina?
Se realiza inyectando en la parte anterior del brazo un derivado proteínico purificado de la bacteria. Pasadas las 72 horas, se comprueba si se ha producido o no reacción en la zona.

Así se contagia

La tuberculosis se transmite a través del aire mediante las gotitas inapreciables que se expulsan al toser o estornudar. Para que se produzca el contagio debe haber un contacto frecuente con la persona infectada; es difícil contraer la enfermedad si se ha estado con ella de forma esporádica. La Organización Mundial de la Salud recomienda a quienes hayan estado de forma continuada con alguien infectado y no hayan seguido tratamiento preventivo someterse a la prueba de la tuberculina. El neumólogo valorará la necesidad de prescribir un antibiótico específico —quimioprofilaxis preventiva— durante seis o nueve meses.

El tratamiento

La tuberculosis se trata de forma efectiva tomando cinco antibióticos diferentes al día, que se utilizan de forma continuada durante unos meses. Una persona con tuberculosis deja de ser contagiosa a las dos semanas de tratamiento.
RECUERDE: La tos es un síntoma, no una enfermedad. Si no remite en dos semanas, debe ser siempre consultada.