Sobre la actitud placentera

Cuanto más aprendemos a amar y a aprobar a nuestro Ser a partir de una conciencia de autoaceptación, más placenteras serán nuestras actitudes en la vida. El placer participa de nuestra vida cuando nos liberamos de la necesidad de agradar a los otros sólo para tener su aprobación, o cuando la inestabilidad de los humores en nosotros y en los demás no afecta nuestra autoestima. El placer se hace consciente en cada acto, en cada gesto, cuando reconocemos que el amor y el respeto que podemos sentir por nosotros mismos y por los otros está siempre disponible en la dimensión del Alma.
Sugerencias prácticas para tener una actitud placentera
• Haz hoy aquello que más te gusta hacer.
• Jamás dejes para mañana lo que puedes hacer, sentir, vivir hoy con mucho placer.
• Haz las cosas con bastante atención y observa qué placentero es eso.
• En primer lugar, ama lo que haces y verás que eso es mucho más placentero que sólo hacer lo que te gusta.

Volver a Nosotras y nuestras actitudes