Sobre la actitud perseverante

La actitud perseverante trae siempre buenos resultados. La personalidad vislumbra las influencias contrarias, las oposiciones, y se desalienta. Nuestra Alma viene a su encuentro y la alienta a trascender limitaciones. Cuando persistimos con ritmo y gracia y en sintonía con las señales que la vida nos da, estamos simultáneamente purificando y transformando el “plomo” de la impaciencia o el desaliento, en el “oro” de la autorrealización.
Sugerencias prácticas para tener una actitud perseverante
• Bendice a las personas que, eventualmente, crean dificultades en tu camino. Nota cómo ellas traen enseñanzas importantes y reflejan facetas de ti misma que antes no conocías.
• Toma conciencia de las experiencias que te fueron más constructivas en los últimos tiempos.
• No desistas ante la primera dificultad. Cálmate. Respira. Continúa.
• Sé fiel a tus convicciones más elevadas. Una persona verdaderamente consciente vale mucho.

Volver a Nosotras y nuestras actitudes