Sobre la actitud paciente

La actitud paciente surge espontánea cuando seguimos con atención el fluir de cada momento presente. Para tomar esta actitud, es necesario que dejemos de lado la prisa y el ímpetu de la emoción impensada. En su lugar, invoquemos la calma y la capacidad maravillosa que nos viene del Alma para soportar con seguridad y firmeza eventuales desafíos y cambios de planes. Esta actitud nos coloca en un tiempo diferente al tiempo del reloj, y nos damos cuenta de que todo sigue un proceso natural y orgánico. ¿Qué sería de todos los seres de la creación si la paciencia maternal y paternal no estuviese ¡presente para apoyarlos en su desarrollo? La paciencia que viene del Alma es una fuente infinita de apoyo seguro con el cual podemos contar siempre.
Sugerencias prácticas para tener una actitud paciente
• Trata de escuchar mejor y entender mejor las diferentes expresiones de los niños, siempre que estés en contacto con ellos. (Haz lo mismo con tu niña interna.)
• Cuando estés en una fila de banco o repartición pública, trata de recordar la presencia angélica en cada ser y, silenciosamente, trata de ver lo mejor de las personas y las situaciones. Eso opera milagros.
• Disminuye la velocidad con la que normalmente realizas tus tareas, en caso de que seas demasiado apurado.
• Participa de actividades grupales. Escucha a las personas; deja que cada una se exprese a su turno.

Volver a Nosotras y nuestras actitudes