Sobre la actitud desapegada

Cuanto más conectados estemos con el Alma, más libres estaremos de la necesidad de poseer cosas, personas o situaciones. Cuando se actúa por puro amor a la acción, la actitud desapegada pasa a impregnar todo nuestro Ser. Así, podemos escoger vivir y participar de la vida sin reacciones mentales negativas o emociones impulsivas, y nuestros sentidos se aquietan para encarar la vida con desapego. Cuando comprendemos definitivamente el sentido de la no permanencia de las cosas, dejamos la vida fluir con una mayor conciencia de la abundancia divina.
Sugerencias prácticas para tener una actitud desapegada
• Descubre maneras de ayudar sin transformarte en salvadora de la patria. Libera a todos al cuidado de Dios, después de haber hecho lo mejor de ti misma.
• Encuentra maneras de servir anónimamente en la ciudad grande. Comienza a cambiar creencias paranoicas actuando con simplicidad.
• Desapégate de la necesidad de avanzar cuando surjan momentos de adversidad. Haz una pausa para la reflexión y trata de discernir cuál es la enseñanza que tu Alma está tratando de comunicarte.
• A veces es necesario desapegarse de una actitud, de una relación o hasta de una meta, para permitir que la energía siga el camino correcto. Al aceptar la situación con desapegó, ésta se revierte para el bien de todos.

Volver a Nosotras y nuestras actitudes