Sobre la actitud altruista

Cuando alcanzamos los niveles más amorosos de nuestra conciencia, sentimos una alegría profunda al compartir nuestra energía y vitalidad con todos. Cuando atendemos a las necesidades de los otros como si fuesen las nuestras, crearnos un estado de unión y abundancia que suple natural y sincrónicamente nuestros actos. La actitud altruista sucede de modo espontáneo y silencioso, y apunta al bien del otro, sea él una persona o un ser cualquiera de la Naturaleza. En este proceso, aprendemos que cuanto más damos, más espacio creamos para recibir y pasar el flujo de vida eterna y abundante que se hace presente en cada acto de servicio altruista.
Sugerencias prácticas para tener una actitud altruista
• El camino del servicio es circular. Cuanto más servimos, más estamos siendo servidos. Practica el acto de servir espontánea y desinteresadamente.
• La Naturaleza necesita inmensamente nuestro altruismo. Usa todo y cualquier recurso natural (aire, alimento, combustibles, papel, etcétera) con conciencia y gratitud.
• Atiende a las necesidades de los demás como si fuesen las tuyas. Esto pone en acción una ley sutil de abundancia y prosperidad.
• Dentro de tu casa, observa quién necesita más tu atención y cariño en este momento.

Volver a Nosotras y nuestras actitudes

Artículos relacionados