Roma

restaurantes en roma

Roma

Roma son dos ciudades, la antigua y la moderna, y es complicado no quedar fascinado por su mezcla de ruido, emoción y bullicio entrelazadas con momentos de calma y reflexión. Sus 2500 años como núcleo político y económico han definido su sofisticación despreocupada pero apasionada. Ningún visitante queda decepcionado, tanto si le apetece ir de compras por la Via Véneto como visitar ruinas antiguas e iglesias históricas, o dedicarse al arte y a la dolce vita.
Las ricas ruinas romanas van desde los restos de lujosos palacios imperiales de la colina Palatina y los templos del foro, hasta la impresionante sencillez del Ara Pacis (altar de la paz) de Augusto, los enormes baños de Diocleciano, la exquisita belleza del Panteón, las inquietantes catacumbas y el emocionante Coliseo, donde, como circus maximus, se mantenía controlada a la población descontenta ofreciendo frecuentes espectáculos sangrientos.
Como centro durante siglos del mundo cristiano, en Roma hay más de 900 iglesias y basílicas; entre las más destacadas están las de San Giovanni de Laterano (San Juan de Letrán, la iglesia del Papa como obispo de Roma), Santa María Maggiore y San Lorenzo Fuori le Mura. Otras de las iglesias más populares entre los visitantes son Santa María Sopra Minerva, San Luigi dei Francesi, Santa María del Popólo y Santa María en Cosmedin, donde los más valientes pueden meter la mano en la Bocea della Veritá para comprobar si dicen la verdad.
La ciudad contiene infinidad de tesoros y galerías destacables, como la Gallería Borghese, el Palazzo Doria Pamphili, los museos Capitoline, el Museo Nazionale delle Terme, la Gallería Colonna y el Palazzo Barberini con su galería nacional de arte antiguo.
Entre la multitud de monumentos de Roma están las docenas de fuentes en plazas arboladas, en las que el visitante exhausto puede tomar un capuccino mientras se relaja escuchando el correr del agua.

Volver a Lugares

Artículos relacionados