¿Qué caracteriza a una dieta equilibrada?

Frente a todas las propuestas de regímenes para adelgazar -de eficacia a menudo dudosa- se halla la dieta verdaderamente sana. Se debe poder mantener indefinidamente y ha de favorecer el bienestar general.

Qué caracteriza a una dieta equilibradaLa dieta equilibrada tiene características similares para todas las personas. Quienes quieran adelgazar deben reducir el tamaño de las raciones -sin alterar las proporciones- y, sobre todo, incrementar el ejercicio.

Si se desea perder kilos, hay que planteárselo a largo plazo, como una reducción continuada. Bastan 250 gramos a la semana (1 kg al mes) o incluso menos. Lo importante es reforzar los hábitos alimentarios sanos.
Ningún alimento está prohibido en la dieta sana. Los más «peligrosos» (bollería, pastelería, fritos, productos lácteos enteros) pueden consumirse ocasionalmente.

La mayor parte de la energía (del 60 al 70%) se obtiene de los alimentos ricos en hidratos de carbono de absorción lenta, como cereales integrales (arroz, trigo, avena, cebada, mijo…) y legumbres.

• Otro 20% de energía procede de los alimentos ricos en proteínas que no aportan además grasas saturadas: la soja y otras legumbres, el pescado y las carnes magras.
La energía restante se obtiene de las grasas. El aceite de oliva virgen, los frutos secos y las semillas son las principales fuentes de grasas saludables.

• Diariamente debe tomarse al menos cinco raciones de frutas, hortalizas y verduras, que aportan vitaminas, minerales, compuestos químicos vegetales beneficiosos y fibra. Combinar féculas con hortalizas reduce las calorías y favorece la sensación de saciedad.

• El agua es la bebida idónea. Los refrescos con azúcares o edulcorantes artificiales están bajo sospecha de favorecer la obesidad.

• Algunas técnicas de cocción suman demasiadas calorías o restan nutrientes. Los métodos más convenientes son la cocción al vapor, las preparaciones al horno a bajas temperaturas, la cocción en agua o la plancha.