Perder peso no es adelgazar

Ciertamente, hay maneras de perder peso que no adelgazan.

Ya comentábamos, al hablar de las pastillas, el empleo de diuréticos. Aparte de los problemas que puede causar en el riñon, cabe decir que ese adelgazamiento por pérdida de agua y sales es puramente ilusorio, porque el organismo recupera su equilibrio al cesar la administración de tal diurético y beber agua.

Ocurre lo mismo que con la sauna. Una sudoración excesiva hace perder peso momentáneo. Pero eso no es adelgazar. Basta con que se vuelva a reponer el líquido (la sed que se sufre así lo exige) para que el peso vuelva a sus tasas anteriores.
Otra forma de perder peso es no comer. Ciertamente es efectiva, pero peligrosa. Todo aquello que no incluya un aporte suficiente de proteínas puede ser nocivo. El cuerpo necesita un mínimo de 50 g de proteínas cada veinticuatro horas. Un aporte menor crea un estado depresivo, hay desnutrición y sensación de fatiga y cansancio.
El único adelgazamiento verdadero está en la pérdida de grasa fundamentalmente a través de una menor ingestión de calorías, pero cuidando de que el índice de proteínas sea el adecuado.
Es importante reducir el volumen de grasas ingeridas. Para adelgazar un kilogramo, es decir, para perder un kilogramo de grasa, es necesario ingerir 9 000 calorías menos de las que se gastan.
No se puede adelgazar más de 200230 g diarios, pues el organismo está tan equilibrado que puede tomar un máximo de 2 000 calorías de sus propias reservas cuando está en reposo. (De hecho, se puede perder más peso, pero es a base de perder agua.)
Puede ayudar, como decíamos, aumentar el gasto calórico de nuestro cuerpo a base de ejercicio físico.
El Dr. Tremoliéres, uno de los grandes especialistas del mundo en este tema, señalaba que, para adelgazar 230 g cada veinticuatro horas y sin riesgo, es necesario:
* Hacer regularmente tres comidas al día.
* Organizar un régimen de 8001 000 cal/día.
* Ingerir 55 g de proteínas.
* Beber por lo menos litro y medio de agua.
Recomienda, además, que no haya exceso de grasa y que se elimine la carne de cerdo y de cordero.
* No tomar pescado en aceite.
* Comer preferentemente vaca y jamón de York sin grasa.
* Comer pescado o pollo asados a la parrilla y sin salsa.
* Se pueden comer todas las verduras excepto los guisantes.
Como consejos prácticos, debe saber que:
* Dos huevos equivalen a 100 g de carne o pescado, a 70 g de queso duro o a 80 g de queso blando.
* 200 g de fruta equivalen a 300 g de verdura.
* Si quieres adelgazar a base de comer proteínas y pocas calorías, debes recordar que tienes absolutamente prohibido pan, bizcochos, pasteles, confitería, patatas, pastas, arroz, sémola, féculas, charcutería excepto el jamón y recuerde que sólo puede tomar bebidas hipocalóricas, como agua, café y té.
* No te abandones.
Un exceso diario va añadiendo peso. Si toma cada día 70 g de mantequilla o aceite, o 250 g de pan, 0,20 litros de whisky, o un litro de vino, usted ingiere, además de la comida normal, de 500 a 700 cal. Lo que supone alrededor de 2 kg al mes. Es decir, 24 kg al año.
* Recuerda que en esto no hay milagros.
Normalmente el obeso sabe muy bien cómo adelgazar. Y cuando se encuentra con un amigo que le ve más delgado, se lo dice:
¿Y qué hiciste?
Fui al médico y me dio un régimen…
Podías darme una fotocopia…
Los especialistas en nutrición, los que se dedican a hacer adelgazar a la gente, suelen comentar que ven siempre a los mismos pacientes. Los que adelgazaron con uno, vuelven con otro y con otro, en una rotación permanente, esperando el milagro.
Y es que muchos obesos, en vez de adelgazar, lo que intentan es «hacer sitio» para volver a engordar.

Artículos relacionados