Mitos del Yoga

Algunas personas todavía creen que el yoga es algo reservado a místicos o personas muy especiales… ¡Falso!
Mito 1: Sólo pueden practicar las personas con mucha flexibilidad.
Realidad: el yoga es para todos y puede adecuarse a las necesidades personales de cada uno. No hace falta poder doblarse como un muñeco de goma.
Mito 2: El yoga es para orientales.
Realidad: El yoga nació en India, pero su práctica es universal. Además, desde hace ya bastantes años, muchos de sus ejercicios han sido adaptados a las necesidades y preferencias occidentales.
Mito 3: Sólo es una serie de ejercicios mecánicos.
Realidad: El yoga no es una gimnasia. Los ejercicios físicos requieren concentración y atención y son sólo una parte de un enfoque más completo.
Mito 4: Es para personas débiles.
Realidad: Aunque es cierto que el yoga propone un trabajo suave, para los ejercicios más avanzados se requiere fuerza y energía. Muchos deportistas recurren a él como complemento de otras prácticas.
Mito 5: No permite desarrollar fuerza muscular.
Realidad: Incluye una serie de ejercicios para fortalecer los músculos del pecho, espalda, abdomen, brazos y piernas. Sólo hay que observar a los practicantes avanzados: su fuerza y desarrollo muscular es sorprendente.
Mito 6: Es necesario tener un gurú.
Realidad: Tener un maestro o profesor es de gran ayuda, pero sólo es necesario un gurú si piensas convertir el yoga en tu estilo de vida. Si fuera imposible practicar a solas, no habría tantos libros sobre el tema.
Mito 7: Exige creer en ideas extrañas.
Realidad: El yoga está basado en principios universales que comparte con muchos otros sistemas que tienen una orientación holística. Una persona puede encontrarlos útiles o no, pero no necesita creer en dogmas para disfrutar de la práctica.
Mito 8: No es para la gente mayor.
Realidad: El yoga es para personas de todas las edades. Hay quienes comienzan a los 70 u 80 años o a los 4. Nunca es demasiado tarde ni demasiado pronto para iniciarse.
Mito 9: Sólo es una serie de ejercicios. Realidad: Comprende un extenso repertorio de ejercicios, a los que los profesores pueden agregar variaciones para adaptarlo a la mayor cantidad posible de personas. Además de aumentar la flexibilidad, ayuda a reducir el estrés y a mejorar la vida personal.
Mito 10: Con practicar una vez a la semana ya se obtienen buenos resultados.
Realidad: Con el yoga ocurre igual que con cualquier otro sistema de ejercicios: los resultados que se obtienen dependen del tiempo y energías que se inviertan en ello. Por supuesto, la práctica diaria produce los mejores resultados.

Volver a Yoga