Mitos de la ginecología: El punto G

Hay mujeres que afirman que tienen una zona en la vagina que es muy sensible y placentera. Mucha gente (en especial en el sector del entretenimiento para adultos) asegura que esta zona, cuando se acaricia, toca o estimula es lo máximo en la experiencia sexual de cualquier mujer. Algunos científicos han llegado a afirmar que in útero, esta zona se desarrolla para convertirse en el punto G en las mujeres y en la próstata en los hombres, prestando así cierto respaldo evolucionista a una afirmación por otro lado dudosa e indemostrable.
La verdad
Las muestras de tejido tomadas de la zona del llamado punto G no se diferencian en absoluto del tejido vaginal circundante. No hay terminaciones nerviosas ni vasos sanguíneos adicionales. Por supuesto, tu propio punto G puede ser algo muy real y maravilloso para ti y, si es así, entonces eso es fantástico. Pero nunca encontrarás ni un ápice de prueba física.
Advertencia
El hecho de que la ciencia no pueda respaldar una afirmación no significa que algo no cuente en la vida de alguien. Sentimos placer de mil formas, en mil momentos y lugares diferentes. La mente puede convencer al cuerpo de casi cualquier cosa. El córtex cerebral es la principal zona erógena, pero si nunca has conseguido localizar ese cargante punto G, prueba en algún otro sitio que no se te había ocurrido antes, como las corvas o la nuca.