La dieta Scarsdale

Proviene de Estados Unidos y llegó con la aureola de que era una dieta comprobada por muchos pacientes cardíacos a los que el Dr. Scarsdale había puesto a régimen.

Se decía que era muy efectiva.

Es muy dura de llevar, sobre todo, porque da la impresión de que está pensada para el sistema de vida americano; por ejemplo, a mediodía se come poco y, sin embargo, en la cena se come mucho.
Una serie de alimentos están prohibidos, como azúcar, crema, leche, helados, golosinas, pastas, arroz, habas, espaguetis, macarrones, fideos, harina, embutidos, salsas ricas en grasa, aceites, mantequillas o margarina. Y no se debe tomar más de un par de tostadas de pan al día.

Para dar una idea: permite todo tipo de pescado fresco o congelado. «Cocínelo a su gusto dice pero no use manteca, margarina, aceites o grasas para su preparación.»
Advierte que es una dieta que no debe prolongarse más de catorce días, y establece un sistema para mantenerse siempre delgado a base de hacer el régimen dos semanas, mantenerse otras dos y volver a hacerlo nuevamente.

Se desayuna una fruta pomelo o melón, una rebanada de pan y café o té (sin leche, ni azúcar).
La comida y la cena de la primera semana varían. Pero para dar una idea, por ejemplo, para la comida del martes recomienda una ensalada de frutas frescas las que se quieran, evitando uva y plátano, una rebanada de pan y una tacita de café solo. Y para la cena de ese mismo día, ternera asada en buena cantidad quitando toda la grasa, sin aceite, manteca o margarina; setas a la plancha; media lechuga con limón, y, por último, café.

Para la cena del miércoles propone cordero. Puede apreciarse que la cena es siempre mucho más abundante que la comida. En definitiva, trata de eliminar buena parte de los hidratos de carbono y aumentar la proporción de proteínas.

Es dura de llevar porque debe establecerse en períodos de catorce días seguidos sin alteración. Entre otras cosas, recomienda no sustituir ningún alimento por otro y tomar siempre el aconsejado. Si se tiene hambre a media tarde o a media mañana, sugiere tener en el frigorífico alguna zanahoria pelada para quitar el hambre. No se puede beber nada de alcohol, y para las ensaladas sólo puede añadirse vinagre, limón o mostaza.

* En principio, hay un exceso de proteínas que no es aconsejable.
* Es posiblemente un régimen que ayuda al estreñimiento.
* Produce una pérdida aparente de peso por pérdida de agua, aunque también se pierda músculo y grasa.
* Produce cansancio.
* Es dura de hacer.