La dieta puntos

Se basa en otorgar una puntuación a cada alimento, de manera que cada uno pueda elaborar su propio menú, siempre que no se sobrepasen los 60 puntos.

Esta dieta circuló hace algunos años en forma de fotocopia con muy distinto éxito.

El sistema, con otra forma de contar, es similar al de prescindir de hidratos de carbono en favor de las proteínas y grasas. Los alimentos con hidratos o azúcares tienen muchos más puntos. En los entremeses, los puntos van de 0 a 3, mientras que en las sopas se encuentran de O a 19, excepto en la sopa de pasta que puede llegar a los 100 puntos. Pan y pastas puntúan entre 25 y 125 cada 250 g.

Las hortalizas se sitúan entre 1 y 30 puntos. Pescados y mariscos están entre los O y los 12, igual que las carnes. Fiambre, embutido y caza no pasan en ningún caso de 3 puntos, lo que quiere decir que se podrían comer tres chorizos con la misma puntuación que una rebanada de pan. Bebidas, vinos y licores sólo tiene entre 0 y 1 punto.

Por poner ejemplos más prácticos: 100 g de salmón ahumado tiene 0 puntos y 100 g de foiegras tiene 1; una taza de sopa de pasta tiene 100 puntos; 250 g de pan, 125 puntos; un trozo de tomate crudo, 6 puntos; 100 g de guisantes, 21 puntos.

En pescados, la carpa al horno suma 12 puntos, aunque la mayoría, incluso cuando están en aceite, no tienen ningún punto. Una cantidad de 100 g de anchoas en aceite suma 1 punto y, si es atún, ninguno.

La misma cantidad, es decir, 100 g, de salchichón o de tocino crudo será 1 punto. Tocino frito, 100 g, son 3 puntos. Sin embargo, las frutas están prácticamente prohibidas: un plátano son 23 puntos; media pera, 25; una raja grande de melón, 22 puntos; un vaso de zumo de pomelo con azúcar, 30 puntos; avellanas tostadas, 250 g, 27 puntos; un vaso de zumo de tomate, 10 puntos.

Los dulces suman muchos puntos, de manera que una ración de postre equivale a los puntos de toda una jornada. Los quesos prácticamente no suman, excepto si son frescos. La harina suma 84 puntos por cada 250 g. Y recuérdese que el menú de todo el día no debe sobrepasar los 60 puntos.

Es evidente que se trata de una dieta tipo Atkins, aunque con una forma distinta de valorar los alimentos. Por supuesto, es presumible un aumento en los niveles de ácido úrico y colesterol. También surge cansancio.