Fin a los dulces y a los caprichos

Tampoco hace falta renunciar a los pequeños placeres de la vida si queremos ponernos a tono.

Según los expertos, para hacer dieta no es indispensable renunciar a cosas que te gusten, ni siquiera a los dulces, a los helados o a un plato de pasta con salsa bolognesa.

Lo realmente necesario es plantearnos otro tipo de vida en la que estemos mucho más activas y adquiramos unos hábitos más saludables.

Si conseguimos esto, podremos estar delgadas incluso comiendo chocolate.

Volver a Las dietas y sus mitos