Errores que te impiden adelgazar

perder persoSi llevas tiempo a dieta y no consigues ajustar tu peso es que algo no va bien. Analizamos y resolvemos las típicas excusas que se suelen poner para no volverá repetir estos fallos.

Estoy siempre a dieta pero no me adelgazo

Probablemente, si siempre estás a dieta has acabado convirtiendo la restricción de comida en una costumbre y, como ya hemos dicho, tu metabolismo, que también se ha acostumbrado, se ha vuelto “ahorrador” y quema menos calorías para guardar más en forma de reservas grasas.

Recupero el peso muy rápido tras la dieta

Esto ocurre cuando se siguen regímenes muy restrictivos y desequilibrados que prometen perder peso en poco tiempo y que provocan el temido efecto yoyó, con lo que recuperas los kilos rápidamente. Ten en cuenta que con estos planes se pierde peso a expensas del agua y minerales del organismo, así como del glucógeno y las proteínas. Es decir, no se pierde grasa, que es lo que realmente te sobra.

Mis hormonas me impiden adelgazar

Es cierto que hay personas que, después de haber adelgazado con una dieta hipocalórica, recuperan el peso más fácilmente que otras. Y las hormonas podrían ser las responsables. Según un estudio publicado en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, las personas con niveles más bajos de leptina (hormona que inhibe las ganas de comer) y más altos de grelina (despierta la sensación de apetito) son más vulnerables a recuperar los kilos. Pero no vale escudarse en las hormonas: si sigues nuestro plan serás tú quien controle las hormonas y no al revés.

Solo desayuno café, pero no pierdo un gramo

Es muy importante que al levantarte repongas energía y nutrientes con un buen desayuno por dos motivos. En primer lugar porque comiendo de buena mañana activas tu metabolismo, con lo que empieza antes a “trabajar” y a quemar calorías. Y en segundo lugar porque cuando desayunas llevas más o menos unas 10-12 horas sin comer nada, y si no es completo sufrirás una hipoglucemia (baja el nivel de azúcar en la sangre), es decir, rendirás menos, te sentirás cansada y a media mañana tendrás un hambre voraz, de aquellas que solo se calman con azúcares y grasas.

Ceno fruta y yogur y la báscula no baja

Es cierto que la cena debe ser más ligera que la comida, pero esto no quiere decir que deba reducirse a una fruta y un yogur, como muchas personas hacen por pereza o porque creen que adelgazarán más rápido. Todo lo contrario: esto solo provoca carencias nutricionales y que cojas peso más fácilmente porque, como ocurre al suprimir cualquier comida, tu metabolismo, una vez más, ahorra y sufres una hipoglucemia que conduce a tener más hambre. La cena ideal debe empezar con un plato de verduras; un segundo a base de pescado blanco o azul, pollo o pavo, o huevos ; y una fruta o yogur de postre. Conviene también que dejes pasar un par de horas antes de acostarte.

Me he quitado el pan pero peso lo mismo

Realmente muchos creen que engorda. Sin embargo, si no abusas y no lo acompañas con alimentos grasos no es el culpable del exceso de peso. Todos los expertos insisten en que incluirlo en la dieta te anima a seguirla porque, al saciarte, te ayuda a no abandonarla. Eso sí, pásate al pan integral: su fibra te llena y te regula.

Yo desayuno bien, pero tampoco funciona

Si es este tu caso, revisa lo que desayunas. Esto suele ocurrir cuando en esta comida se recurre a los productos de bollería. Ten en cuenta que dichos alimentos aportan muchas grasas y azúcares que el organismo asimila rápidamente, por lo que vuelves a tener hambre al poco rato. Justo lo contrario de lo que ocurre si tomas cereales integrales en la primera comida del día. Según diferentes estudios, las personas que desayunan cereales integrales tienen menor tendencia a ganar kilos y comen menos a lo largo del día.

Volver a Adelgazar

Artículos relacionados