El aburrimiento

El problema básico de todas las dietas es el aburrimiento.

La psicología del obeso juega un papel importantísimo; la fuerza de voluntad se pone a prueba, se inicia el régimen, se lleva a rajatabla una semana, dos, tres. En la tercera semana, una cena de compromiso permite «saltarse» el régimen un día.

Al día siguiente, la báscula no refleja esa licencia, con lo que se tiene la tentación de repetir la «hazaña». Poco a poco, cansado del régimen, la salida va a ser la norma y la excepción va a ser su cumplimiento estricto. A la cuarta semana ya no se hará régimen, y los sacrificios pasados tan sólo habrán servido para comprobar, una vez más, lo difícil que es mantenerse.

La única solución es que cada uno, con la ayuda del especialista, se haga la dieta oportuna. Pero claro, con un conocimiento previo. Su médico puede sugerirle una dieta hipocalórica de 800, 1 000 o 1 500 calorías. Ya sabe que, si es variada, contiene vitaminas y minerales necesarios.
Debe, también conviene saberlo, beber mucha agua. Limpiará el riñon, evitará la formación de cálculos y favorecerá el régimen.

Y, por último, tiene que distribuir esas calorías en cuatro o cinco tomas a lo largo del día.

Es mucho más interesante, para adelgazar, distribuir la comida a lo largo de la jornada que hacer una o dos tomas solamente.

Consultando con el médico y conociendo la composición de los alimentos y el número de calorías, puede usted jugar y combinar los alimentos de forma que la dieta le resulte más atractiva. Conocer los nutrientes y saber la composición de ellos, su valor calórico para la dieta, le puede facilitar ese tipo de combinaciones que le van a eliminar el aburrimiento.

¿Que le gusta mucho el queso? Calcule qué tipo de queso es, cuánta grasa tiene…, y obre en consecuencia. Ese día no coma huevo, elimine el filete o no eche aceite a la lechuga y tómela con limón.

Puede consultar la larga lista de alimentos que incluimos en este libro, en la que, además de contabilizar los desperdicios habituales, se calculan las calorías que aportan y su composición en proteínas, grasas e hidratos.

Artículos relacionados