Dieta de la Clínica Mayo

Esta dieta fue popular durante una larga temporada y daba un valor específico a cada alimento.

Adquirió fama y se atribuyó a la célebre Clínica Mayo norteamericana, clínica que nada tiene que ver con esta dieta.

La propia clínica ha desautorizado repetidamente este régimen e insiste en que ninguna dieta está apadrinada por la entidad. Un centro de este prestigio debe disponer no de un tipo de dieta, sino de una enorme variedad de regímenes.

En el fondo, se trata de una dieta hipocalórica, de muy bajas calorías alrededor de 800. Leche y queso tienen, para este sistema, algo nocivo. Sólo se pueden comer algunas verduras.
Ácido úrico y colesterol pasaran la factura por esta dieta.

El cansancio que sufre quien la sigue es notable. Aunque eso sí, adelgaza.

No se olvide lo que decíamos al principio: cambiar la «enfermedad» de unos kilos por enfermedades más serias es un cambio poco favorecedor.

dieta clinica mayo

Clínica Mayo

Artículos relacionados