Dieta alimentos incompatibles

Este sistema de dieta se pone en boga cada temporada con distintos nombres.

Es la dieta de alimentos incompatibles, la dieta separada de Hay, la dieta de Demis Roussos, la llamada antidieta…

Cada una incluye un punto de vista filosófico sobre algún alimento. Desde quien afirma que la leche de vaca es un auténtico veneno hasta quien sostiene que el azúcar debería estar proscrito de nuestra civilización. Sólo la miel es natural y todos los edulcorantes artificiales son eliminables. Como son muchas las dietas de este tipo, nos detendremos en la que ha sido el origen de todas ellas: la llamada dieta de Hay.

Los que han estudiado a fondo el problema, sostienen que es un error suponer que las proteínas y los hidratos de carbono no pueden ser digeridos y asimilados cuando se encuentran juntos en una misma comida, porque las primeras requieren para su digestión un medio ácido, mientras que los segundos requieren un medio alcalino.

Esto es debido a que nosotros digerimos y asimilamos toda la variedad de lo que llega a nuestro organismo. No hay ninguna razón para pensar que haya problemas por digerir a la vez hidratos y proteínas. Y prueba de ello es que la misma naturaleza nos da alimentos que son, a la vez, abundantes en proteínas y en hidratos de carbono, como puede ser la propia leche materna. Otro ejemplo es la leche de vaca, que en esta dieta se define como alimento proteico y, sin embargo, tiene más hidratos que proteínas.

Los apóstoles de este tipo de dietas, y esto es lo más grave, sostienen que no seguirlas es la causa de los males de nuestro tiempo. Y achacan a los desordenes dietéticos muchas de las enfermedades actuales. Incluso hay quien sostiene que el cáncer podría curarse siguiendo los dogmas químicos de esta dieta.

El problema es que este tipo de dietas DA RESULTADO. No son muy difíciles de seguir y ponen un poco de orden en quienes nunca se han sometido a un régimen; como seguir esta dieta no supone un gran sacrificio, es un régimen que resulta bastante sencillo. Basta con ordenar el consumo y prescindir del alcohol. Con otra dieta se encontrarían igualmente bien. La dieta separada de Hay puede considerarse inofensiva, pero no se le pueden atribuir virtudes terapéuticas que no tiene.