Alimentos con fibra

Las fibras son largas moléculas químicas que pertenecen a las paredes de las células vegetales. Si queremos seguir una alimentación sana y equilibrada, la fibra (o de suplementos que la contengan) debería ser un elemento esencial; sobre todo para aquellos que no incluyen en su dieta cantidades adecuadas de: Legumbres, cereales, frutas y verduras

Es muy importante incorporarlos en la dieta

La ingesta de fibras no adelgaza. Aún así su consumo o de suplementos dietéticos que la contengan nos ayuda a perder peso de la siguiente manera:
• La pectina (la fracción soluble en agua de la fibra que forma parte de la mayoría de las frutas) forma un “gel” en el estómago, lo que retarda su evacuación y genera mayor sensación de saciedad.
• Al retener agua, acelera el tránsito intestinal lo que determina que se absorba menor cantidad de azúcares y grasas, disminuyendo así la absorción calórica.
• La fracción insoluble previene el estreñimiento generando un suave efecto laxante al aumentar el volumen de las heces.
• Al interferir en la absorción de carbohidratos desde el intestino logra disminuir la glucemia (nivel sanguíneo de azúcar), por lo que el consumo de fibras es beneficioso en el control de la hiperglucemia. Además, mantiene a raya al colesterol al interferir en su absorción.

Es importante tener en cuenta que todo exceso o carencia de nutrientes en la dieta trae trastornos. En el caso de las fibras, su deficiencia provoca estreñimiento, flatulencia y mala absorción de nutrientes; y su exceso, reduce la absorción del calcio, zinc y hierro a través del intestino, sustancias que luego deben pasar a la sangre.
Por otra parte, y debido a su alto contenido en potasio, las personas que padecen de insuficiencia renal deberán consultar con su médico antes de consumir alimentos ricos en hierro, ya que estos pacientes requieren de dietas especiales controladas en este mineral.
Para tener una idea de cuánto debemos ingerir por día, las recomendaciones de ingesta de fibras de la EDA para un adulto, es de unos 30 gramos diarios. Tengamos en cuenta que unos 100 gramos de pan integral llegan a tener hasta 7 gramos de fibra.

Una excelente fuente de fibras es la harina de maracuyá, también conocida como fruta de la pasión. Originaria del Amazonas, esta fruta es rica en vitaminas, carbohidratos, minerales y fibras, constituyendo esta última, casi el 60 por 100 de la fruta. Su fibra mejora el desarrollo y estabilidad de la microflora generando así las condiciones óptimas del epitelio intestinal (la mucosa del intestino), lo cual ayuda a prevenir el cáncer de colon y retrasa la aparición de problemas cardiovasculares. En consecuencia, es altamente recomendada para personas que sigan dietas hipocalóricas o para quienes desean controlar sus niveles de colesterol.
Se recomienda consumir fibra de maracuyá 1 a 2 cucharadas de postre, 3 veces al día.

Flor de Maracuyá

Flor de Maracuyá

Artículos relacionados