¿Utilizas la comida como refugio?

adelgazarLa necesidad de comer sin hambre es algo muy común en nuestra sociedad moderna. Demasiado a menudo, convertimos la ingesta de comida innecesaria en refugio de nuestras insatisfacciones o del simple aburrimiento. ¿Por qué lo hacemos? David Ronce nos da su punto de vista:
• Mucha gente utiliza la comida como refugio por ser el único aspecto que aporta felicidad a su vida. La falta de autoestima, alteraciones de la afectividad o falta de relaciones sexuales han llevado a muchas personas a la obesidad o a la anorexia, refugiándose en la privación o en el exceso de ingesta de alimentos.
• Tu cuerpo es sabio, y tú debes saber que si te sientes sin energía y no tienes hambre, simplemente necesitas descansar.
• Si bien es cierto que comer es un placer que nos une a los demás -y además refuerza los lazos afectivos con la familia y con las amistades-, deberíamos saber dosificarlo alimentándonos bien.
Cuando uno prepara una comida social en casa, lo hace como sí pensara que los invitados llevan dos semanas de ayuno; tendemos a preparar comidas superabundantes (en la mayoría de los casos, cenas) que acaban con buena parte de los alimentos en la basura o,
lo que es peor, en los hipersaciados estómagos de nuestros invitados.
• Vivimos en un país donde todo se celebra comiendo, y cualquier excusa es buena para atiborrarse. Si bien las relaciones sociales son
muy importes, deberíamos conseguir comer en la justa medida, masticar mucho y tomarnos nuestro tiempo (sin que ello signifique excedernos en la cantidad de alimentos).
• El estrés diario nos lleva a comer compulsivamente. Deberíamos aprender a identificar las situaciones de riesgo (aburrimiento, soledad, reuniones de trabajo o con los amigos en torno a una mesa, ansiedad, tristeza) y regular nuestras emociones, para poder equilibrar mejor nuestra dieta.