Viajar estando embarazada

• Vamos a pasar unos días en una casa de campo. Me encuentro bien en mi 7° mes de embarazo, pero me agobia pensar en todo lo que debo preparar.
Para reducir la ansiedad lógica de los preparativos hay que intentar organizar todo con bastante anticipación.
Se puede ir haciendo una lista algunas semanas antes para apuntar lo que se debe comprar y lo que hay que buscar en casa. También es aconsejable dejar una valija abierta en una esquina de la habitación para ir guardando cada día las cosas que se recuerden, al tiempo que se las van tachando de la lista.
Tratar de que todo el equipaje tenga ruedas para que resulte más fácil manejarlo.
Lo último que se debe preparar es un bolso de mano con artículos esenciales: medicamentos, elementos de aseo, algún alimento nutritivo, agua, jugos y toda la documentación médica: cartilla de embarazo, estudios, análisis y ecografías. Al estar en el 7° mes, no está de más llevar un pequeño neceser con lo imprescindible en caso de parto prematuro (para mamá y para el bebé). Conviene, también, buscar información y anotar los centros
de salud y hospitales más cercanos al lugar de destino, por si fuera necesario consultar alguna cuestión o acudir en caso de urgencia.
• Quiero reservar un viaje. ¿Tengo que pedir autorización antes a mi obstetra?
En condiciones normales, no tiene por qué haber ningún inconveniente para viajar en el embarazo, aunque esto depende, fundamentalmente, del estado de salud de la embarazada y de las características del lugar de destino.
Si el lugar de vacaciones se encuentra cerca, es conocido y dispone de buenos recursos médicos, no será necesario consultar con el ginecólogo.
En cambio, si se trata de un viaje largo, conviene comentarlo con él, hacerse una revisión previa e informarse sobre las recomendaciones básicas para que el desplazamiento resulte lo más cómodo y seguro posible. Sobre todo, si se viaja a un destino exótico es importante saber cuáles son las precauciones que hay que adoptar o si existe algún inconveniente a la hora de viajar embarazada.
No se deben hacer desplazamientos prolongados durante el embarazo en caso de antecedente de aborto espontáneo o parto prematuro o si existen anormalidades en la placenta, hemorragias vaginales, embarazo múltiple, hipertensión, diabetes o anemia severa.
• Quiero regalar un viaje a mi mujer embarazada… ¿Cuál es el mejor momento, destino y transporte?
El mejor momento para viajar es el segundo trimestre, entre las semanas 14a y 28a de gestación. Se recomienda evitar las primeras semanas por el riesgo de aborto espontáneo y las últimas por la posibilidad de que se adelante el parto. Además, la futura madre suele encontrarse mejor después de haber superado los malestares típicos del principio (náuseas, cansancio…).
En cuanto al destino, se desaconseja viajar a zonas donde haya enfermedades contagiosas y exista obligación de vacunarse previamente. No conviene hacer desplazamientos muy largos.
Probablemente, el transporte más cómodo sea el tren, puesto que permite moverse y caminar de vez en cuando. Los viajes en barco son poco aconsejables por los vaivenes del mar. Además, las compañías navieras suelen solicitar certificados médicos antes de embarcar.
• Debo viajar en avión por motivos de trabajo. Estoy embarazada de 33 semanas, ¿pueden prohibirme el embarque?
Antes de la semana 28a, las líneas áreas no exigen ninguna autorización. Pero a partir de esta fecha, de acuerdo con las recomendaciones del Manual Médico de IATA (Asociación de Transpone Aéreo Internacional), todas piden un certificado médico oficial que indique las semanas de gestación en el momento del vuelo, la fecha prevista del parto y que no existen contraindicaciones para viajar eri avión.
El certificado solo tiene validez durante un tiempo concreto. Conviene informarse bien de su duración antes de reservar el pasaje, para que no existan problemas en el vuelo de regreso.
IATA recomienda que las embarazadas no vuelen a partir de la semana 36 (32 si se esperan mellizos o gemelos).
También suelen surgir dudas al pasar por los equipos detectores de metales, por temor a que puedan ser perjudiciales para el bebé. Sin embargo, estos rayos no son ionizantes y, por lo tanto, no implican riesgo alguno.
Sí se tiene opción, escoger un asiento en el pasillo, en la cabecera del avión o junto a las puertas de emergencia, que tienen más espacio para poder estirar las piernas.
• En los viajes largos, suelo marearme y no sé si puedo tomar las pastillas estando embarazada. Además, me preocupa la cantidad de veces que necesito ir al baño.
Para evitar las náuseas, es mejor chupar algo con glucosa, como caramelos. No se deben tomar pastillas, chicles, ni jarabes para prevenir el mareo sin consultar con el médico.
Es normal que durante el embarazo se tenga que ir al baño tres o cuatro veces más que de costumbre. Si se viaja en automóvil, hay que hacer paradas frecuentes. Se pueden llevar a mano una bolsita con papel higiénico y toallitas desinfectantes por si el baño que se vaya a utilizar no está limpio.
Tanto si se vuela como si se viaja en tren o micro, hay que pedir un asiento de pasillo para poder salir al baño con libertad, siempre que se necesite, sin molestar a quien se siente al lado.

Volver a Ser madre

Estás bárbara:

consejos para que una mujer embarazada se maree en un viaje largo, estoy embarazada que puedo tomar para no marearme en un viaje, gestante puede tomar pastilla para viajar, puedo tomar pastillas para el mareo si estoy embarazada, que hacer para que una embarazada no se maree en un viaje, se puede hacer viaje largo estando embarazada de 33 semanas, si una mujer embarazada viaja puede tomar pastillas para rl mareo

Opina

*