Una alimentación adecuada para combatir la celulitis

Controlar la celulitis requiere prevención y constancia. La primera medida por tomar es la de adoptar una adecuada alimentación, ya que existe una estrecha relación entre la cantidad de toxinas acumuladas en el cuerpo y la aparición de celulitis.
Podemos decir que las personas que sufren de estreñimiento son más propensas a padecerla. En general, los alimentos más idóneos son los que aportan pocas calorías y poseen propiedades diuréticas, favoreciendo así la actividad de los ríñones.
Debe tenerse en cuenta que el régimen adaptado al tratamiento de la celulitis no es un régimen que apunta simplemente a que la persona pierda peso. Debe estar atento a ciertas necesidades naturales del organismo que padezca esta afección.
Reiteramos que la celulitis disminuye notablemente con la alimentación sana y equilibrada. Las dietas ricas en grasas saturadas, o regímenes de adelgazamiento drásticos, aceleran y empeoran la situación. Comer sano y variado es la mejor manera de ayudar al organismo a depurar toxinas y movilizar grasas.
Hay tres principios básicos para tener en cuenta a la hora de seguir un tratamiento de orden alimentario:
• El régimen por seguir debe ser rico en agua; de este modo se logra por un lado purificar el organismo forzando al riñon para que elimine más agua y, por lo tanto, más residuos tóxicos. Por otro lado, el agua extraerá la sal, limpiando las zonas con celulitis. Es aconsejable beber agua en el transcurso de las comidas, siempre y cuando la alimentación sea sin sal. Hay que destacar que el agua que ocupa permanentemente una parte del estómago desempeña la función de un corte de digestión natural. Es recomendable beber aguas minerales ligeramente diuréticas.
• El régimen por seguir debe ser pobre en sal, ya que ésta fija el agua en los tejidos. Por otro lado, el régimen sin sal no presenta ningún inconveniente y la alimentación ya aporta la suficiente cantidad de este mineral para las necesidades esenciales del hombre. La sal abre el apetito, pero la insipidez de los alimentos calma rápidamente el hambre. Es indispensable suprimir la sal adicional. Es importante aclarar que además hay que evitar los alimentos ricos en sal como ser los embutidos, los quesos, el chocolate, etcétera.
• Finalmente el régimen debe ser rico en proteínas animales, este es el principio básico de la dieta anticelulitis. A partir de exámenes de sangre practicados en una serie de mujeres con celulitis, se puede demostrar que, con mucha frecuencia, hay una disminución de proteínas en la sangre, lo cual implica predisposición hacia el edema. Las proteínas animales son alimentos que provienen de la carne animal, y pueden encontrarse tanto en la carne magra, como en la vacuna, en el pescado, los crustáceos, las aves, los huevos y los quesos. Cuando están combinadas con materias grasas (casi siempre) es necesario separarlas.
El tercer punto de un régimen anticelulitis es sumamente importante, ya que las proteínas son los únicos alimentos indispensables para el hombre, y que éste no sabe fabricarlas. Si el hombre carece de proteínas, reabsorbe sus propios músculos. Por lo tanto, un régimen con proteínas permitirá que los tejidos se adelgacen, sin reblandecerse demasiado. Completando el tema de las proteínas, agregamos que las mismas tienen una función antiedematosa. Aumentan la resistencia del organismo y disminuyen el apetito.

 

Opina

*

Mapa del sitio