Sobre la actitud tolerante

Una fuerza interior viene en nuestro auxilio cuando optamos por una actitud tolerante frente a desafíos importantes. Son esos desafíos los que nos hacen crecer y darnos cuenta de que es necesario continuar por algún tiempo más sin crear oposición o resistencia antagónica a alguna situación vigente. Cuando una actitud tolerante se instala dentro de nosotros es porque queremos soportar algo por más tiempo, pues ese tiempo le dará una nueva y más elevada perspectiva. Ser tolerante es ser capaz de responder correctamente a las circunstancias, sin herirse o lastimarse, porque el poder interno que viene del Alma es reconocido.
Sugerencias prácticas para tener una actitud tolerante
• Observa si estás permitiendo que tus percepciones se cristalicen y, por lo tanto, alejen a las personas de ti.
• Permítete perdonar a los que no tomaron conciencia de que fumar contamina el ambiente y la salud de todos los que allí conviven.
• Sé tolerante con jóvenes y niños. No confundas, sin embargo, tolerancia con permisividad. La primera expande la conciencia; la segunda embota la inteligencia amorosa.
• Trabaja en pro de la comunicación clara de tus percepciones con el fin de evitar malentendidos cuando ya es demasiado tarde.

Volver a Nosotras y nuestras actitudes