Sobre la actitud optimista

La actitud optimista tiene el poder de disipar las nieblas que enturbian nuestra visión, pues nos concentramos en el poder de la luz y del calor de nuestro Sol Interno. Cuanto más afirmamos la presencia de la luz y del calor, más estaremos creando la realidad adecuada para cada momento. La verdadera actitud optimista no se aisla de los desafíos y aventuras que deben ser encarados y vividos, pero tiene la capacidad de transformarlos en impulsos creativos que atraen las mejores situaciones. Cuando nuestra energía creativa se direcciona a atraer y crear las condiciones óptimas para nuestra vida, estamos tomando una actitud optimista.
Sugerencias prácticas para tener una actitud optimista
• Contempla lo que hay de bello y de bueno en las personas. El beneficio será mutuo.
• Trata siempre de mirar los efectos de emociones y pensamientos en las situaciones de la vida. Cuando prestes atención al modo como reaccionas, tendrás tiempo para corregir el curso de la energía, si es necesario.
• La autoaceptación hace posible grandes cambios. Practícala y el verdadero optimismo será tu compañero de camino.
• Toda acción correcta deshace eventuales maleficios. Toda relación consciente es una fuente inagotable de optimismo.

Volver a Nosotras y nuestras actitudes