Sobre la actitud meditativa

Para vivir la actitud meditativa es necesario comprender el silencio, y para comprender el silencio es necesario reconocer el valor y el poder de la palabra, del sonido. Eso es sólo un comienzo; pero cuando callamos el ruido interno de creencias, condicionamientos, ideologías y acontecimientos pasados y nos entregamos al silencio interno, nuestra Alma se revela y nos muestra su verdadero rostro. Una vez vivenciada la “unidad de la vida” en el centro del Ser, todo se torna meditación.
Sugerencias prácticas para tener una actitud meditativa
• Trata de hablar sólo cuando te sientas inspirada a hacerlo. Tu voz se fortalecerá y tu palabra se transformará en vibración pura.
• Resérvate algunos minutos de silencio y quietud todos los días.
• Valoriza el silencio. Cuida el tono de la voz y presta atención al volumen de los aparatos sonoros dentro de casa.
• Practica la presencia del Alma en tu corazón sintonizándote siempre con el momento presente.
• Haz caminatas silenciosas en el campo o en el parque de una ciudad. Comulga con los sonidos naturales a tu alrededor.

Volver a Nosotras y nuestras actitudes