Sobre la actitud maternal

Cuando usamos nuestra capacidad de nutrir, de apoyar, de aceptar y de servir, estamos ejercitando la actitud maternal. La actitud maternal libera nuestros talentos para manifestar sentimientos de compartir, de compañerismo, de solidaridad, y ayuda a disolver bloqueos causados por la dominación excesiva y unilateral. El aspecto maternal dentro de nosotras va a apoyar incondicionalmente a todo Ser, cosa o proceso que necesite fuerza y nutrición para crecer. Esta actitud crea espacio para acoger nuestras mejores expectativas, al mismo tiempo que se empeña amorosamente para que todo pueda venir a la luz.
Sugerencias prácticas para tener una actitud maternal
• Lo maternal dentro de nosotras es naturalmente modesto y libre de compulsiones. ¡Deléitate más con lo que haces!
• Trata de sentir los momentos en que te entregas para dar y recibir. Ve más allá del dar y del recibir y concéntrate en la entrega.
• Observa si estás consciente de la diferencia entre principio y proceso. La actitud maternal comprende el principio, pero se entrega al proceso de ver nacer alguna cosa.
• Cuida bien tu casa, tu ropa, tus utensilios. Sé un buena guardiana de las dádivas de la Madre Tierra para ti.

Volver a Nosotras y nuestras actitudes