Sobre la actitud impecable

Es muy común que nos sintamos culpables por experiencias negativas del pasado, vividas sin la percepción amorosa que nos gustaría haber tenido entonces. Cuando estamos dispuestos a perdonar, el Alma nos concede el don de poder admitir nuestra impecabilidad. La actitud impecable nos invita a ser y actuar según la percepción más elevada que tenemos de nosotros mismos y de los otros, más allá de las apariencias y de las limitaciones del ego. El eterno presente es el único tiempo y lugar donde podremos sentirnos libres de culpa y dar un paso adelante en cualquier situación nueva, de modo impecable.
Sugerencias prácticas para tener una actitud impecable
• Observa si hay patrones repetitivos en tu vida; reconócelos como si fuesen pedidos de oración y libéralos en la luz mayor de tu Ser.
• Perdónate a ti mismo y a toda experiencia vivida en el desamor o en la ignorancia. Abre tu pecho y permite que tu Esencia Divina te llene de perdón.
• Nota tres buenas cualidades en una persona con la que no tienes afinidades.
• Trata de ayudar, pero sin transformarte en mártir o víctima. Entrega a Dios tus actos.

Volver a Nosotras y nuestras actitudes

 

Opina

*

Mapa del sitio