Sobre la actitud coherente

Mantenerse firme y decidido en una situación desafiante es el verdadero ejercicio de la coherencia. En esa hora, es necesario que la claridad de los pensamientos, el apaciguamiento de las emociones y el equilibrio de los gestos sean un reflejo de nuestra conexión con la luz coherente del Alma. Como un rayo láser, dirigimos nuestro foco firmemente sobre las metas y valores a ser alcanzados, al mismo tiempo que nos recordamos nuestra unidad con el todo.
Sugerencias prácticas para tener una actitud coherente
• Si no estás viviendo según tu visión, observa si hay conflictos del pasado o del presente que necesitan tu atención, para que puedas seguir adelante.
• Practica aquello que pregonas. Observa si hay coherencia entre tu sentir, tu pensar y tu actuar.
• Medita sobre dos situaciones aparentemente contradictorias en tu vida. Eleva tu conciencia hacia un punto de trascendencia, más allá de las contradicciones, y encuentra un significado coherente para que ellas estén en tu vida.
• Potencializa el poder de tus palabras evitando conversaciones inútiles.

Volver a Nosotras y nuestras actitudes