Quirón, planeta de las heridas y la sanación espiritual

Quirón es un cuerpo celeste -no llega a ser un planeta ni un asteroide- descubierto el 1 de noviembre de 1977. Órbita entre Saturno y Urano y tarda entre 51 y 52 años para dar la vuelta al Sol, por lo que permanece entre 1,5 y 8 años en cada uno de los signos de la Rueda del Zodíaco.
Constituye, por tanto, un factor de lo que podríamos denominar nueva astrología, es decir, un enfoque nuevo sobre los problemas humanos.
Quirón simboliza la “herida que sana”, “el sufrimiento que adquiere sentido”, “la capacidad de comprensión a través del dolor”, tanto en términos psicológicos como existenciales.
Su significado parece complejo, pero nos es cercano. Todos hemos experimentado el sufrimiento, todos sentimos dolor, todos tenemos heridas abiertas en el corazón, en el cuerpo, en el alma.
El mensaje de Quirón es que, gracias a esas heridas, podemos darle un nuevo significado a nuestra vida. Y no lo haremos solos, sino a través de otros. Porque la herida que cura Quirón no es la nuestra, sino la de ese otro que está cerca.
La herida permanecerá abierta por siempre, pero, aceptándola y usándola en beneficio de otros, nos convertimos en sanadores y educadores de vida. Y, haciendo esto, finalmente, quienes seremos curados somos nosotros mismos.

Claves de interpretación, el mito griego

Gran parte de las enseñanzas de Quirón surgen del mito griego del dios. Quirón es hijo de Cronos (Saturno para los romanos) y de una ninfa, Filiar. Fruto de la pasión violenta, ambos copulan adoptando la forma de caballo; por eso, Quirón será mitad hombre, mitad caballo. Fue abandonado por su padre, que no lo reconoció y rechazado por su madre, que lo abandona. Ésas son sus “heridas primordiales”. Ya adolescente, Quirón recibe la ayuda de Apolo, el dios supremo para los griegos (Júpiter para los romanos), la divinidad del conocimiento y la sabiduría. Quirón se transforma, entonces, en un gran maestro y se dedicará a enseñar dos artes opuestas a seres especiales: hijos de los dioses. Sabe de cosas contradictorias, como la guerra y la caza; pero, a la vez, de arte, ciencia, adivinación, música y sanación.

Las enseñanzas

Del mito en sí mismo, quedan claros varios aspectos esenciales de lo que Quirón puede significar en nuestras vidas como influencia astrológica.
Hijo de la violencia sexual, abandonado y rechazado por sus padres, monstruo mitad humano, mitad animal, Quirón sobrevive y es adoptado por el Dios Supremo, quien lo educa. De esa “herida primordial”, de esas “discapacidades aparentes”, surge el “aprendizaje” y, luego, “la enseñanza”.
Quirón simboliza, por lo tanto, un concepto contradictorio, pero sabio: lo que es ausencia, falta, discapacidad, dolor puede transformarse en: conocimiento, sabiduría, sanación, fuerza.
En el mismo lugar de la herida, nace la protección. La lastimadura nunca sana, pero de ella surge el conocimiento que se enriquece día a día. Y un último aspecto esencial: no es un saber individual, sólo se logra a través de los “otros”, dando algo valioso a la humanidad.

Sigue leyendo >>>

 

Estás bárbara:

quiron enseñanzas

Opina

*

Mapa del sitio