Problemas neurológicos en los gatos

El órgano principal del sistema nervioso es el cerebro, que se prolonga en la columna vertebral por la médula espinal, formando el conjunto llamado sistema nervioso central. Del cerebro salen los nervios craneales y de la médula espinal los nervios raquídeos. El conjunto forma el sistema nervioso periférico. Las principales células del sistema nervioso son las neuronas, células muy particulares encargadas de la transmisión del influjo nervioso. El papel del sistema nervioso es doble: recibir la información de los órganos periféricos para transmitirla a los centros cerebrales y enviar las órdenes de esos centros a la periferia. El sistema nervioso periférico recorre la totalidad del cuerpo, recoge la información que dan los diferentes órganos inervados y les transmite las órdenes procedentes del sistema nervioso central. Los problemas de este sistema complejo pueden, por tanto, según su localización, tener un impacto y unas repercusiones extremadamente diferentes y variadas. Las afecciones sobre el cerebro pueden ocasionar dos grandes síndromes: las crisis convulsivas y la afectación de la coordinación motriz (ataxia), provocando pérdida del equilibrio.

Las crisis convulsivas
Aunque no son frecuentes en los gatos, una de las enfermedades convulsivas más frecuente es la epilepsia. Se manifiesta por crisis más o menos frecuentes de una duración máxima de 2 a 3 minutos. Pueden ser relativamente discretas manifestándose a través de simples temblores, o fuertes con movimientos violentos, pérdida del conocimiento, emisión de babas, orina y heces. La evolución de la enfermedad es variable y los tratamientos son generalmente eficaces. Las convulsiones pueden estar provocadas por una infección cerebral bacteriana o viral, llamada encefalitis. Es, por ejemplo, el caso de la rabia, una infección viral extremadamente grave contra la que no existe tratamiento posible. Otros agentes como las bacterias, los hongos o los parásitos (toxoplasmosis) pueden igualmente ser responsables de encefalitis. Algunos problemas metabólicos pueden ser responsables de cuadros convulsivos. Es el caso de la eclampsia (hipocalcemia), que puede sobrevenir después del parto, de la hipoglucemia, un desequilibrio ácidobásico, y también de diversas afecciones hepáticas.
Algunos tóxicos tienen efectos convulsionantes. Los más extendidos son los metaldehidos (productos utilizados para matar babosas), los anticongelantes (más frecuentes en perros que en gatos), los insecticidas y el plomo. Un tumor cerebral también puede causar convulsiones.

Las ataxias
Los problemas en el equilibrio y en la coordinación motriz reciben el nombre de ataxia y pueden tener tres orígenes respecto a la localización de la afección causante. La ataxia vestibular se origina en el oído interno. Este órgano complejo está formado por tres partes principales y cada una de ellas puede ser responsable de diferentes problemas. La lesión, por lo general, suele ser unilateral y sus principales síntomas son muy característicos: el gato inclina la cabeza del lado afectado, tiene tendencia a caminar en círculos, estando el centro del círculo en el lado de la lesión. En ocasiones también puede caerse de ese lado. El tono muscular está más acentuado en el lado opuesto a la lesión y disminuido en el lado lesionado. Hay muchas causas que pueden provocar esta lesión: congénitas, inflamatorias (otitis media e interna), tumorales, traumáticas y vasculares.
La ataxia cerebelosa se localiza en el cerebelo. Es el caso de la hipoplasia cerebelosa del gatito. Es congénita y con gran frecuencia de origen viral (tifus). En reposo, el gato está normal, pero cuando se mueve sus movimientos no se ajustan a lo que quiere hacer. Los principales síntomas que vamos a ver en este caso son: dificultad para encontrare! equilibrio cuando se levanta, amplitud exagerada de sus movimientos, caídas y temblores. La ataxia medular se traduce porun balanceo del tercio posterior en estación y en movimiento, una exageración de los movimientos de los miembros y, a veces, el apoyo sobre la superficie dorsal de los dedos.

Con síntomas oculares
La prominencia de la membrana nictitante. Este tercer párpado, situado en el canto interno de cada ojo, tiene la función de limpiar la córnea y humedecerla al distribuir la secreción lagrimal. Diversas patologías, algunas de las cuales de origen neurológico, pueden hacer que esa membrana cubra el ojo permanentemente, de forma más o menos completa. El síndrome de Horner. Es la consecuencia de una lesión nerviosa unilateral ocasionada, con frecuencia, por un traumatismo o por la presencia de un tumor retroorbital que provoca compresión nerviosa. En la mayoría de los casos sólo se ve afectado un ojo. Esta patología se manifiesta con una miosis permanente, la relajación del párpado inferior (está caído) y un ligero hundimiento del ojo que se encuentra total o parcialmente recubierto por el tercer párpado. La disautonomía felina. De origen todavía desconocido y con una evolución, en la mayor parte de los casos, mortal. En esta patología los dos ojos tienen las pupilas dilatadas permanentemente (midriasis bilateral) sin poderlas contraer. A esto se le añaden vómitos, dificultad para alimentarse, orinar y defecar.

Afecciones medulares
Las afecciones medulares son numerosas y pueden engendrar síntomas más o menos importantes con consecuencias también más o menos graves. Las más frecuentes son la paresia (parálisis ligera e incompleta de uno o más miembros), la paraplejia (parálisis total del tercio posterior), pérdida de sensibilidad, dolor más o menos intenso (ciáticas), problemas funcionales (incontinencia),… Muchas causas pueden estar incriminadas en estas patologías: Hereditarias: relativamente numerosas y suelen tener repercusiones catastróficas sobre el bienestar del animal afectado.
Infecciosas: las infecciones medulares son principalmente tres. Las mielitis suelen tener una causa viral, como sería en el caso de la peritonitis infecciosa felina. Las meningitis son bastante raras en los gatos. Las infecciones del disco vertebral son secundarias a focos infecciosos situados en otros órganos.
Traumáticas: son esencialmente las luxaciones vertebrales y las hernias discales.
Vasculares: provocadas esencialmente por embolias.
Tumorales: tumores en el cuerpo vertebral o en la médula.

Volver a Sobre los gatos

Volver a razas de gatos

Estás bárbara:

problemas neurologicos en gatos, enfermedades neurologicas en gatos, perdida de equilibrio en gatos, meningitis en gatos, sintomas meningitis en gatos, meningitis felina, enfermedades neurologicas de los gatos, problemas neurologicos gatos, ataxia en gatos, midriasis bilateral en gatos, síntomas de tumor cerebral en gatos, gatos perdida de equilibrio, encefalitis gatos sintomas, gato problemas neurologicos, meningitis en los gatos, midriasis en gatos causas, encefalitis gatos, embolia en gatos, causas de midriasis en gatos, gato perdida de equilibrio, sintomas de problemas neurologicos en gatos, gato con problemas cerebrales, midriasis gatos, enfermedades neurologicas en los felinos, enfermedades neurologicas en los gatos, midriasis en gatos, falta de equilibrio en gatos, midriasis gatos causas, problemas cerebrales en gatos, enfermedades de columna en gatos, paralisis tercio posterior gato, perdida equilibrio gatos, problemas nerviosos en gatos, enfermedades neurologicas de gatos, patologias neurologicas en gatos, gatos con perdida de equilibrio, enfermedad neurologica en gatos, meningitis gato, meningitis gatos, signos neurologicos en gatos, meningitis gatos sintomas, MENINGITIS GATUNA, perdida del equilibrio en gatos, meningitis bacteriana en gatos, desequilibrio en gatos, gatos enfermedades neurologicas, embolia gatos, desequilibrio en un gato, gatos con meningitis, gatos con falta de equilibrio, MEDICAMENTOS PERDIDA EQUILIBRIO GATOS, parasitos gatos sintomas neurologicos, parasitosis gatos midriasis, perdida de equilibrio de los gatos, meningitis en un gatos, meningitis en un gato, meningitis de los gatos, medicamentos para gatos con problemas neurologicos, patologias neurologicas gatos, membrana nictitante gato sintoma