Preservativo femenino

anticonceptivosTambién conocido como bolsa intravaginal, es una innovación en la vieja historia de la anticoncepción de barrera. Comparte con el resto de los de barrera de uso femenino, que se describirán más adelante, su dependencia exclusiva de la mujer, pero incorpora como novedad, además de su diseño, su acción preventiva ante las infecciones de transmisión sexual, que los otros métodos de barrera femeninos no tienen.

Tipos y modo de empleo
No existe un modelo único; cada marca comercial presenta variaciones tanto del material utilizado, poliuretano o látex, en este caso de mayor grosor que el usado en los condones, como en los sistemas de fijación y adaptación a la vagina y al área vulvoperineal.

El modelo más popular y experimentado es el comercializado en Europa con el nombre de Femidom®. Se trata de una holgada bolsa transparente de poliuretano, de unos 15 cm de largo por 7 de ancho, con dos anillos flexibles en sus extremos, uno localizado en el extremo interno o ciego, y otro externo de mayor diámetro que cubre la vulva. El modelo viene prelubricado de fábrica y es de un solo uso, y permite, como el condón, asociar el uso con espermicidas.
anticonceptivosSe inserta de manera parecida a un tampón vaginal. El anillo interno o ciego, pinzado entre los dedos, se introduce en la vagina y de adapta al fondo de saco vaginal, lo que permite mantenerlo fijo en esa posición. El anillo externo se extiende sobre el periné, cubriendo los genitales externos.
Frente al preservativo masculino ofrece, además de su control de uso por la mujer, dos ventajas básicas:
a) El poder colocarse hasta una hora antes del coito, con lo que su uso se aleja del momento mismo de la relación sexual, lo que facilita una inserción más serena que aumenta su grado de eficacia.
b) Cubre los genitales externos de la mujer, ampliando su protección de contagios a zonas no cubiertas por el preservativo masculino.
Eficacia
Al ser un método de reciente implantación y de un uso limitado, los datos sobre su eficacia son aproximados; no se puede por tanto comparar de manera certera con la del condón ni con la del resto de los medios anticonceptivos.
Se estima una eficacia anticonceptiva teórica, de uso perfecto, que oscila entre el 90 y el 95%, frente a una eficacia real que varía entre el 74 y el 89%. Las tasas de fracaso son similares al diafragma y el capuchón cervical, que se describen más adelante.
Los datos disponibles permiten suponer una eficacia ante la infección similar a la del preservativo masculino.
Ventajas e inconvenientes
Con las cautelas debidas al ser un método todavía no suficientemente probado, se citan entre sus ventajas las siguientes:
– Su acción preventiva ante las infecciones de transmisión sexual, VIH y virus del papiloma humano incluidos, aunque no existe experiencia suficiente que permita comparar su valor profiláctico con el condón.
— Al proteger los genitales externos femeninos, es profilácticamente eficaz ante determinadas lesiones víricas vulvares, como los condilomas.
– Su dependencia de uso exclusivo de la mujer.
– El poder separar su inserción del momento del coito.
– Su reversibilidad inmediata.
Entre los inconvenientes se señalan:
– Mayor dificultad de inserción que el preservativo masculino.
– Riesgo de desplazamiento del sistema dentro o fuera de la vagina durante el coito.
– Aunque no parece afectar a la sensibilidad, hay mujeres que abandonan el método por cubrir exageradamente sus genitales externos.
– Su elevado precio, que influye negativamente en su accesibilidad.
No es posible valorar su aceptación, al no contarse con suficientes datos debidamente contrastados. En cuanto a las indicaciones, se repiten las del preservativo masculino.

Estás bárbara:

condon femenino, preservativos femeninos, vulvas depiladas, espermicidas, tampones femeninos

Opina

*

Mobile Theme Switch DEBUG
Current Theme : eleven40
Checking rule
+ Source : Mobile
+ Theme : mobi
Check if isMobile() : false
Rule not valid.


Theme To Be Used : eleven40