¿Por qué hay tanta obesidad?

Está claro que cada vez hay más obesidad en las sociedades desarrolladas; hay una estrecha correlación entre la vida moderna y la incidencia de la obesidad.

Pero ¿cuál es la razón de que la obesidad adopte en la actualidad proporciones de epidemia? No está claro que haya una única razón y probablemente la realidad se deba a la combinación de varios de estos factores principales:

Mayor disponibilidad de energía y alimentos variados per capita
Factores genéticos, predisposición
Sedentarismo
Estrés
Preocupación por la alimentación y el exceso de peso

La amplia disponibilidad de alimentos, en especial de los más energéticos, parece que tiene una clara relación con el desarrollo de la obesidad en amplias capas de la población, pero este factor por sí sólo no la explica, pues el cuerpo dispone de eficientes sistemas de eliminación del exceso de energía. Tampoco se ha podido encontrar ningún alimento —o nutriente— concreto al que culpabilizar del desarrollo de la obesidad, a pesar de que se ha buscado .con ahínco. Los factores de predisposición genética indudablemente juegan un papel importante, aunque no tan directo como podría creerse ya que si así fuese, la obesidad ya se hubiera manifestado explosivamente en las poblaciones de nuestros antepasados, de las que descendemos y que compartían con nosotros una misma dotación genética. Puede aducirse, sin embargo, que la amplia disponibilidad de alimentos haya activado una potencialidad genética silente hasta el momento, hipótesis que sustenta una importante proporción de investigadores actuales.
Pero hay otros factores a los que atribuir la causa de la alta incidencia de obesidad, entre ellos el sedentarismo —la falta de ejercicio—, una clásica afección del hombre moderno. Lo que es cierto para las enfermedades cardiovasculares puede serlo también para la obesidad. Juna interpretación simplista de la ecuación del balance energético podría ayudar a sustentar esta opinión, pero es improbable que se pueda mantener la sedentariedad como causa importante de la obesidad cuando la realización de ejercicio o actividades de elevado consumo energético no resuelven los problemas de los obesos —aunque puedan ayudar mucho a mejorar su situación—. En todo caso, la vida sedentaria puede ser un importante factor coadyuvante, aunque probablemente no sea el principal elemento desencadenante de la obesidad.
El estrés, sin embargo, va ganando cada vez más puntos entre los científicos como causa importante de la elevada incidencia de obesidad. El hombre actual no está suficientemente preparado para hacer frente a los retos de la vida moderna, con su ansiedad, frustraciones, angustias, depresión, etc. El elevado número de personas afectadas por trastornos mentales más o menos graves, el alto porcentaje de fracaso escolar, la frustración del paro, la competitividad, los desajustes de personalidad —incluyendo el rechazo de la propia imagen—, el ansia por encontrar pareja, por triunfar —y por que lo sepan los demás— y el enorme bombardeo de información que recibimos crean siempre problemas de ansiedad y estrés, o cuando menos de preocupación.
Hay una relación directa entre el estrés y la activación del eje hipotálamohipofisarioadrenal, con la producción masiva de corticosteroides, agentes importantes en el desarrollo de la obesidad; con alteraciones del apetito y efectos complejos y aún no bien conocidos en el nivel del sistema nervioso central. Los obesos son más proclives al estrés que el conjunto de la población y raro es el ser humano no sometido a estrés. Probablemente sea el estrés una de las causas principales de la aparición de tanto obeso, sobre todo cuando se da en combinación con las demás causas señaladas. A eso cabe añadir la propia preocupación por el mantenimiento del peso corporal, un elemento de por sí estresante como pocos, al que se unen las manipulaciones burdas de la dieta, el uso de fármacos inadecuados y peligrosos, la posibilidad de atracones e incluso los efectos a muy largo plazo sufridos durante la vida uterina por actuaciones de este tipo de las madres.

Volver a Obesidad

 

Estás bárbara:

porque hay obesidad, porque hay tanta obesidad, porque hay obesidad en mexico, porque hay tanta obesidad en mexico

Opina

*

Mapa del sitio