Mitos de la ginecología: Puedes perder algo en la vagina

Es medianoche y no consigues sacarte el diafragma, el tampón o lo que sea. Empiezas a sudar. Luego un escalofrío húmedo te recorre de arriba abajo. Tiemblas de la cabeza a los pies de tanto como querrías poder extraerlo.

La verdad

Si el diafragma, un tampón o cualquier cosa no porosa se queda dentro de la vagina durante unas horas más, no pasa nada. La vagina no es un pasillo que conduce al resto del cuerpo, así que no puedes «perder» nada ahí.

Se puede recuperar casi cualquier cosa de dentro de la vagina si conservas la calma. Busca el aro del diafragma o el borde del tampón. Prueba a ponerte en cuclillas.

De verdad. Empuja hacia abajo (como si estuvieras haciendo de vientre) para impulsar lo que sea hacia abajo, más cerca de donde puedas alcanzarlo. Finalmente, si no te da vergüenza, tu novio, tu esposo, tu pareja sexual o tu compañera de habitación puede sacarlo por ti, porque tiene un ángulo mucho mejor que tú. Si estás en un verdadero aprieto, cualquier sala de urgencias o ginecólogo lo puede extraer.