Mitos de la ginecología: El himen mágico

La primera vez que una mujer tiene relaciones sexuales, da por sentado que habrá sangre procedente del himen desgarrado.

En tiempos medievales, cuando un señor se casaba, a la mañana siguiente exhibía una sábana ensangrentada. Esto no solo proclamaba la pureza de su nueva esposa, sino que garantizaba con certeza que cualquier hijo sería suyo.

Más que la virginidad, lo que esto indicaba en realidad era la falta de estimulación previa el acto sexual. Y, de todos modos, me cuesta creer que pudiera haber tanta sangre; sospecho que la mayor parte procedía del pollo que habían servido en el banquete de boda.

La verdad
Entre las mujeres, una virgen es alguien que no ha tenido relaciones sexuales. Que sangres o no la primera vez es más cuestión de suerte que de otra cosa. El deporte y los tampones también suelen causar unas relativas molestias y hemorragia, así que, en nuestros días, es bastante corriente que las vírgenes tengan una primera ronda sin sangre.