Medicina natural para mejorar la circulación

herbolario onlin

Te verde

Varices, hipertensión, hemorroides… Muchos problemas de salud tienen su origen en una mala circulación. Cuídala para prevenir.
Activar el sistema circulatorio es la mejor forma de reducir y prevenir posibles problemas derivados de su mal funcionamiento como varices, arteriosclerosis, hipertensión… Si la circulación “funciona” tu organismo elimina mejor los desechos y tóxicos y además tu sangre oxigenada y con nutrientes llega mejor desde el corazón a todos los rincones del cuerpo. La medicina natural puede ser una ayuda para potenciar todos estos efectos. Consulta siempre con tu médico para evitar interacciones con tu medicación o patologías previas y para ajustar bien las dosis.

Venas

Encontrarás las siguientes propuestas en extractos o cápsulas y algunas de ellas como plantas para infusión. No se recomiendan en el embarazo o la lactancia.
Mirtilo Sus ingredientes activos (antocianósidos) mejoran el estado de los vasos sanguíneos y reducen el exceso de coagulación. La dosis habitual es de 240 a 480 mg de extracto al día. Evítalo si tomas anticoagulantes. La infusión prepárala con una cucharada sopera rasa de frutos en agua hirviendo (de 2 a 5 minutos a fuego lento). Deja reposar de 10 a 15 minutos tapado, filtra, y toma de 1 a 3 veces al día.
Rusco Se utiliza para problemas venosos, principalmente los que provocan hemorroides. Se recomiendan de 500 a 1.500 mgal día de su extracto. Puedes encontrar esta planta para hacer infusiones en las herboristerías.
Gotu kola Puede ayudar en los casos de celulitis asociadas a la mala circulación: refuerza las estructuras del tejido conectivo y reduce el edema y la fibrosis. La dosis recomendada es entre los 250 y los 1.000 mgal día.
Castaño de Indias Refuerza las paredes de las venas, mejora la función de las válvulas y reduce la inflamación en caso de varices. Se recomiendan de 50 a 150 mg al día de aescina, el principio activo del castaño de Indias. Tampoco se debe tomar junto con anticoagulantes.

Para las arterias

Vitamina B La homocisteína es un derivado proteínico que, en exceso, puede dañar las arterias. Las vitaminas B6, B12 y el ácido fólico evitan su acumulación.
Resveratrol La Universidad de Illinois (EE. UU.) ha confirmado que el resveratrol posee una acción protectora cardiovascular. Es incompatible con los anticoagulantes.
Antioxidantes Reducen el impacto de los radicales libres sobre la pared arterial. Son el betacaroteno, las vitaminas C,E,elzincyla coenzima Q10.

Una protección más “potente”

Ginkgo biloba Una de las sustancias más poderosas del ginkgo, el ginkgólido B, evita la formación de coágulos y además ejerce un potente efecto antioxidante. La dosis diaria recomendada oscila entre los 120 y los 240 mg. No la consumas si estás tomando anticoagulantes.
Flavonoides Son pigmentos presentes en los vegetales que los protegen del entorno. Estas sustancias también evitan los daños en los tejidos que forman el sistema circulatorio. Se hallan en alimentos como uvas, té verde, arándanos, granadas, cacao, fresas…