Los secretos de un corazón fuerte y sano

De todas las enfermedades cardiovasculares que existen, la angina de pecho (isquemia miocárdica) es la más prevalente. Las arterias coronarias que discurren por la superficie del corazón se obstruyen y durante el tiempo que dura la isquemia la sangre no llega al corazón y el déficit de oxígeno hace que algunas células mueran: es lo que se conoce como infarto de miocardio. En el último siglo ha aumentado la esperanza de vida en una década y de estos 10 años casi 6 se deben al mejor tratamiento de las enfermedades coronarias. Y es que los avances en el campo de la cardiología no solo han mejorado el tratamiento de la isquemia, también permiten llegar a un diagnóstico precoz y más preciso.

Actuar contra el infarto desde todos los frentes

La genética es importante en el riesgo de sufrir una cardiopatía, pero dado que todavía hoy no podemos modificarla, es imprescindible conocer y actuar sobre lo que sí se puede cambiar, es decir, sobre los factores de riesgo. Lo que debilita el corazón. Ya está perfectamente calculado cómo influye cada factor de riesgo (la hipertensión, la diabetes, el tabaquismo, el colesterol, el sedentarismo o la obesidad…) y además cuando se da uno suele ir acompañado de otro, como lo demuestran los cerca de 5 millones de españoles hipertensos que también presentan trastornos de lípidos. La estrategia que impide que se deteriore. Aunque una elevada hipertensión es uno de los factores clave de riesgo cardiovascular, la posibilidad final de presentar eventos cardíacos depende de la suma de todos los factores de riesgo relacionados. Hoy sabemos que es necesario tratar a los pacientes con una estrategia global en lugar de una actuación aislada sobre las dolencias relacionadas por separado. Es decir, hay que bajar la tensión, sí, pero también abordar la obesidad, el colesterol, etc.

Sabes cuál es tu riesgo cardiovascular

En base a estos conocimientos, hoy se puede conocer el riesgo cardiovascular de cada persona, es decir, la probabilidad que cada uno tiene de enfermar o fallecer por causa cardiovascular en 10 años. Todos deberíamos conocer ese riesgo individual para saber cómo mejorar. Detecta si tu corazón puede estar sufriendo… Puedes comprobarlo fácilmente con una tabla de riesgo coronario elaborada por la Sociedad Europea de Cardiología que puedes consultar en la página web de la Sociedad Española de Cardiología. Y visita al especialista si el riesgo es muy alto. Las modernas técnicas de imagen son un grandísimo avance para detectar patologías cardíacas. Y gracias a ellas hoy los médicos pueden lograr algo apasionante: identificar el riesgo de tener un infarto antes de que ni siquiera se haya presentado ningún tipo de síntoma.

Volver a Salud

 

Opina

*

Mapa del sitio