Los planetas y sus regencias

Cada signo es gobernado por un planeta regente, que define su forma de ser y de actuar.
Los signos del Zodíaco deben sus características esenciales a su regente planetario, el astro que determina su personalidad.
Los regentes influyen sobre cada signo porque determinan distintos aspectos, tanto físicos como psicológicos y espirituales, por lo que definen la “energía fundamental” que nos hace ser como somos.

Cambios de regencia

Hubo cambios en la regencia de los signos a partir del descubrimiento de Urano, Neptuno y Plutón, los tres planetas más alejados de la Tierra. Desde entonces, Urano rige a Acuario; Neptuno, a Piscis y Plutón a Escorpio. Algunos astrólogos toman en cuenta ambas regencias.

Planetas personales, sociales y transpersonales

Según su naturaleza, los planetas son personales, es decir, afectan exclusivamente a la persona; sociales, influyen sobre el individuo y su entorno, y transpersonales, son capaces de modificar la energía del signo e influir en acontecimientos sociales y a lo largo de mucho tiempo.
• El Sol, La Luna, Mercurio, Venus y Marte son planetas personales. Definen gustos, temperamento, aspecto físico, la forma en la que percibimos, sentimos, pensamos y actuamos, así como nuestros deseos.
• Júpiter y Saturno, por su parte, son planetas sociales, es decir, influyen sobre nosotros, pero también sobre quienes están cerca nuestro. Determinan, por ejemplo, las normas que nos guían, los valores, ideales, así como los límites que respetamos.
• Los transpersonales son Urano, Neptuno y Plutón, planetas relacionados con los cambios, la sensibilidad, la espiritualidad. Ellos gobiernan la conexión entre el mundo material y el espritual. Así, por ejemplo, Urano en Aries nos forzará a hacer cambios de carácter “uraniano”: repentinos, abruptos, innovadores, creativos, a sacar de nosotros mismos los aspectos más liberadores.
Por otra parte, los planetas transpersonales tienen tanta energía, que son capaces de modificar la del propio signo. De este modo, un tránsito de Plutón en Libra, en Virgo o en Escorpio harán que todos se comporten de modo “plutoniano”, cuando, en realidad, el único signo de los tres con esa energía es Escorpio. De este modo tanto Libra como Virgo y Escorpio serán muy intensos, profundos, complejos, oscuros, miedosos, al tiempo que sufrirán pérdidas y rupturas, lo que los forzará a aceptar transformaciones profundas que generan gran sufrimiento, pero que, a su vez, los fuerzan a realizar los cambios necesarios para que lo nuevo aparezca.

Los regentes según el orden planetario

Los planetas se nombran en un orden, según su distancia desde la Tierra. Son los siguientes:
• El Sol rige al :igno de Leo. Corresponde a la mayor cercanía a la Tierra y a la estación del verano.
• La Luna rige el signo de Cáncer. Se incia con el solsticio de verano, que marca el cambio de dirección del Astro Rey.
• Mercurio es el siguiente planeta y tiene regencia sobre dos signos: Géminis y Virgo.
• Luego sigue Venus, que también gobierna otros dos signos de la Rueda Zodiacal: Tauro y de Libra.
• A continuación, llega Marte que rige a Aries y, antes, a Escorpio, hoy gobernado por Plutón.
• Llega el turno de los planetas sociales. El primero es Júpiter, que rige a Sagitario (y antes a Piscis).
• El segundo llega en el momento más frío y oscuro del año; se trata de Saturno, el más lento, que rige al signo de Capricornio (y antes regía a Acuario).
• Finalmente, se hallan los últimos planetas descubiertos. Son los “transpersonales” a los que nos referimos antes. Plutón, regente moderno de Escorpio; Urano, de Acuario y Neptuno, que gobierna a Piscis.