Lisboa

portugal

Tranvías en Lisboa

Lisboa se encuentra entre siete colinas en la parte norte de la desembocadura del río Tajo (Tejo). La Praça do Comercio, al lado del puerto, es una de las plazas más distinguidas de Europa. En tres de sus lados hay hermosos edificios sobre galerías arqueadas, y el cuarto lo forma la propia ribera del río.
Durante al menos 3000 años este puerto ha sido utilizado por distintas potencias, pero el momento álgido de Lisboa se produjo entre los siglos XV y XVII, cuando Portugal era una nación poderosa que estaba construyendo un imperio.
Vasco da Gama descubrió la ruta marítima a la India en 1498 y se obtuvieron enormes beneficios con el comercio de especias y piedras preciosas.
En el siglo XVII se descubrió oro en Brasil, pero a mediados de ese siglo el imperio de Portugal ya había iniciado su declive. En 1755, Lisboa resultó muy dañada por un terremoto, y nunca recuperó su antigua gloria. Hoy en día, sin embargo, es una próspera capital europea y un gran lugar para visitar.
Lisboa es una ciudad preciosa y llena de contrastes, desde modernos rascacielos a edificios modernistas, maravillosas aceras con mosaicos, edificios de brillantes azulejos y la zona morisca medieval de Alfama.
Se pueden ver maravillosos edificios, museos, monasterios y parques. Contempla la ciudad desde cualquiera de sus colinas (el Castelo de Sao Jorge ofrece vistas panorámicas) y no te pierdas la fachada de la iglesia de Nossa Senhora da Conceigáo Velha ni la irrepetible arquitectura manuelina (gótico tardío portugués) del monasterio de los Jerónimos, con su delicioso claustro y la torre de Belem.

Volver a Lugares