Las mejores elecciones cuando se come fuera de casa

retaurantesComer fuera se ha convertido para muchas personas en una necesidad cotidiana. Por ello y por el peso que tiene la comida del mediodía en el aporte diario de alimentos es fundamental hacer buenas elecciones.

Buscar el equilibrio
Los restaurantes ofrecen un menú diario en el que suele haber tres o cuatro opciones para las primeros platos y otras tres o cuatro para los segundos. Al elegir, conviene tener en cuenta ciertas reglas esenciales para la confección de un menú saludable. Por ejemplo, que se incluyan tres o cuatro grupos de alimentos básicos (cereales, hortalizas, legumbres…) y que las preparaciones sean sencillas y lleven poca sal. Lo recomendable es pedir fruta como postre. Hay que tener en cuenta asimismo que las cantidades se adapten a las necesidades personales y al apetito y que se tienda a la máxima variedad de alimentos dentro de la dieta.

¿Bocadillo?
La alargada sombra de la comida rápida nos ha llegado en versión mediterránea con los llamados «bocatas», inspirados en el bocadillo de siempre y presentados a veces como alternativa al menú tradicional para comer fuera de casa. Pero aquí hay que tener en cuenta la importancia de la comida del mediodía en nuestra tradición alimentaria para cubrir raciones de 3 o 4 grupos de alimentos básicos. En la medida en que el bocadillo sea variado y se aproxime a este principio dietético puede considerarse una propuesta razonable como alternativa puntual.

Alternativas al menú
Llevar la comida preparada de casa es una alternativa segura y económica, pero es necesario disponer de un espacio tranquilo para comer, ya que no es aconsejable hacerlo en el mismo puesto de trabajo. Puntualmente, por ejemplo cuatro o cinco veces al mes, se pueden utilizar otras alternativas, como comer de bocadillo o tomar platos únicos -una pizza o un plato combinado-, intentando siempre que en su composición haya diversidad de alimentos y complementando su ingesta con el resto de comidas del día.