La necesidad de recurrir a la combinación de ejercicio y dieta

Cuando hemos notado que la ropa ya no nos queda tan bien como antes, o que se nos han formado antiestéticos rollitos en la cintura, o en las caderas, podemos acudir a la combinación de oro: dieta y ejercicios.

Hacer ejercicios implica también un compromiso tenaz, pero el resultado siempre aportará, además de la baja de peso, el mejor aspecto con un cuerpo tonificado y con una postura corporal agradable.

Y esta dupla de ejercicios y dieta funciona complementariamente: si somos incapaces de sacrificar nuestros hábitos alimenticios, o de contar efectivamente las calorías que llevamos a la boca, podemos recurrir a un entrenamiento físico más intensivo.

Por el otro lado, si nos cuesta seguir una rutina física exigente, la dieta que tendremos que seguir será más rigurosa.

Huelga decir que lo ideal es hacer una elección cuidadosa y saludable de las comidas que tomamos y, a la vez, tener una actividad física adecuada a nuestra edad y a nuestro cuerpo. Los ejercicios físicos son un aliado excelente para perder peso, por dos razones fundamentales:
• Hacen que el metabolismo se acelere y que el organismo gaste más calorías de las que consume, por lo que inevitablemente se pierde grasa y por lo tanto kilos.

• Evitan que en el futuro el peso fluctúe, pues sustituye la grasa con masa muscular (cuyo mantenimiento tiene un mayor requerimiento calórico).

 

Opina

*

Mapa del sitio