La higiene y el cuidado del oído

La buena salud del oído empieza por un buen cuidado de las orejas. Limpiar estos conductos requiere ciertas pautas para evitar dañarlo.

Existen multitud de mitos sobre cómo se deben cuidar y limpiar los oídos. A todos nos preocupa mantener intacto este sentido y sabemos que, para ello, es importante no olvidar su cuidado. No obstante, hay que tener en cuenta que esta es una zona muy delicada. Es bueno que conozcas los mejores hábitos para protegerlos, y sobre todo ahora, que se pasan más horas al aire libre y en contacto con el agua.
1. ¿Podemos evitar la formación de tapones de cera?
o más importante para prevenir la formación de estos tapones es evitar la limpieza continuada del conducto auditivo externo. Aunque no lo creas, la excesiva limpieza favorece que tu oído produzca todavía más cerumen. Ten en cuenta que esta sustancia amarillenta es segregada por el oído para cumplir una función protectora muy importante frente a las infecciones. Si eliminas la cera, la tendencia natural del oído es producir más todavía para no dejar desprotegido el oído.

2. ¿Cómo podemos aliviar las molestias que generan?
Existen productos farmacéuticos que consiguen reblandecer el cerumen y, por lo tanto, facilitan la posterior extracción del tapón. Pero es muy importante que este proceso de extracción sea llevado a cabo siempre por un profesional. Si intentas hacerlo en casa podrías acabar provocando algún tipo de daño auditivo.

3. ¿Por qué no es bueno usar bastoncillos para los oídos?
Porque facilitan la formación de los tapones de cerumen y, lejos de extraer la sustancia al exterior, pueden hacerla penetrar todavía más hacia el interior. Además, su uso puede llegar a producir lesiones en el canal auditivo externo.

4. ¿Y los sprays que sirven para diluir el cerumen?
El médico puede aconsejarlos en ciertos casos y aunque es verdad que por su composición ayudan a limpiar la cavidad auditiva, el modo de aplicación es lo que los hace relativamente “peligrosos”. Si realizas demasiada presión con la cánula que incorporan podrías dañar el conducto auditivo externo.

5. Entonces, ¿de qué manera debemos limpiar los oídos?
La forma más correcta de proceder a su limpieza consiste en utilizar una toalla de baño fina e introducirla suave y cuidadosamente en el orificio auditivo con la ayuda de un dedo.

6. ¿Es adecuado el uso de tapones en el agua?
En realidad no es necesario utilizarlos ni en las piscinas ni en el mar. En principio no debes usarlos salvo que tengas algún problema auditivo que así lo requiera. En este caso, elige siempre un producto de calidad e indicado para este uso. Sé también muy escrupulosa con la limpieza de estos accesorios. Nunca intentes improvisar un tapón casero con algodones o algo similar porque podrías facilitar la entrada de bacterias y provocar una infección.

7. ¿Qué hay que hacer si nos entra algo en el oído?
Si en alguna ocasión notas que te ha entrado algo accidentalmente, como por ejemplo un mosquito, debes acudir rápidamente a un Servicio de Urgencias. Allí lo extraerán fácilmente con el instrumental adecuado. Como primera medida, puedes utilizar algún producto casero (como el agua destilada) para intentar eliminarlo. El aceite puede ser útil también para conseguir matar un insecto que se haya metido en el oído.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *