La catedral de Notre-Dame

parisNotre-Dame es una obra maestra del gótico situada en la Île de la Cité, en el río Sena, en Paris.
Su emplazamiento ha sido un lugar de culto desde tiempos de los romanos, cuando se construyó en él un templo dedicado a Júpiter.
Más adelante, los merovingios, que gobernaron la Galia entre los años 500 y 751, construyeron la catedral de Saint-Etienne en el mismo sitio. La propia Notre-Dame fue iniciada en 1160 por Maurice de Sully, el obispo de París, y su primera piedra la colocó el papa Alejandro III. Fueron necesarios más de doscientos años para finalizar su construcción.
Lo más glorioso de la catedral es su fachada, con su preciosa roseta y galería arriba, y los arbotantes a los lados, sosteniendo el coro. Hay tres magníficas entradas: a la izquierda, está el portal de la Virgen, con los signos del zodíaco y la coronación de la Virgen María; a la derecha, está el portal de Santa Ana, en el que se ve a la Virgen y al Niño (probablemente la mejor escultura de la catedral); y el portal central, que muestra el Juicio Final.
Dentro de la catedral, las paredes finales del transepto están llenas de vidrieras, con dos rosetas más de un color púrpura imperial. La luz que entra en el santuario crea un gran contraste con la oscuridad de la nave. En los años veinte del siglo XIX, la catedral fue ampliamente restaurada, en parte gracias a la popularidad de la novela de Víctor Hugo Notre-Dame de París (El jorobado de Notre-Dame), y en parte también por el resurgir del interés por la arquitectura gótica que se produjo en el siglo XIX. El arquitecto Viollet-le-Duc añadió el campanario y las gárgolas, que podrás ver de cerca si afrontas el ascenso de los 387 escalones de la torre.

Volver a Lugares

 

Opina

*

Mapa del sitio