Halitosis, cómo combatir el mal aliento en los gatos

30 dientes en la edad adulta
Los gatitos cuentan con 28 dientes de leche, 14 en la mandíbula superior y 12 en la inferior. Cada media mandíbula contiene 3 incisivos, 1 canino y 3 molares, mientras que en cada media mandíbula inferior hay 3 incisivos, 1 canino y 2 molares. Los gatos adultos tienen 30 dientes. En este caso hay 16 en la mandíbula superior y 14 en la inferior. En cada media mandíbula superior hay 3 incisivos, 1 canino, 3 premolares y 1 molar. Ese segundo premolar es muy fuerte y recibe el sobrenombre de muela carnicera. Cada media mandíbula inferior contiene 3 incisivos, 1 canino, 2 premolares y 1 molar. En este caso el molar es el más fuerte, y es la muela llamada también carnicera. Se tiene la costumbre de dividir las dos mandíbulas en 4 medias mandíbulas y cada una tiene 4 tipos diferentes de dientes, cada uno de ellos jugando su papel. Los incisivos recortan, los caninos desgarran, los premolares cortan y los molares trituran.

Las afecciones dentales
Las afecciones puramente dentales existen, pero son raras. Las caries son casi inexistentes y, contrariamente a los perros, no hay constancia de desgaste prematuro. Por el contrario, es mucho más frecuente constatar fracturas dentales, casi siempre de origen traumático. Una coloración anómala puede revelar un problema, a excepción de una coloración amarillenta consecuencia de la administración de cierto tipo de antibióticos (tetraciclinas) en edades muy tempranas. La coloración rosa o púrpura nos indicará una hemorragia en la pulpa como consecuencia de un traumatismo en la cara. Si vira al color gris, el diente muere y es recomendable extraerlo.

Una buena higiene
Con el fin de frenar al máximo el depósito de sarro, es indispensable una buena higiene dental. Un cepillado regular una vez a la semana con un dentífrico especial, ralentiza el acumulo y depósito de sarro en los dientes de forma bastante eficaz. El gato debe ser acostumbrado desde pequeño; si no, una vez adulto, es posible que no se deje. El pienso es también eficaz para este cometido, ya que asegura que la superficie del diente se frote contra las bolas, y eso ayuda.

Múltiples causas
El mal aliento, también llamado halitosis, puede estar provocado por diferentes factores. Puede ser consecuencia de la degradación de los restos alimenticios que se quedan entre los dientes, de problemas gástricos e incluso de afecciones bucales, como sería el caso de un absceso dental. Según la causa, las consecuencias pueden ser benignas o preocupantes, temporales o definitivas. Es por ello que cualquier cambio en el olor habitual del aliento debe ser controlado por nuestro veterinario, para que determine su procedencia y origen, y así poder ponerle remedio. En una boca sana las encías deben estar rosadas, no debe haber sarro, no debe desprender mal olor ni tampoco provocar dolor al ser manipulada. El diente está sujeto a la mandíbula por la mucosa de la encía y el hueso alveolar. Esta estructura es la que se ve más afectada en los problemas bucales.

Gingivitis y parodontitis
Cuando la encía sufre una agresión, se inflama y se tumefacta, adquiere una coloración púrpura y sangra con mucha facilidad. La gingivitis es una enfermedad reversible contrariamente al estadio siguiente que es la parodontitis. El aliento se vuelve fétido, el sarro se abre camino bajo las encías ocasionando la pérdida de dientes. Pueden desarrollarse abscesos. El gato babea, pierde el apetito y sangra por las encías. Este tipo de infección puede afectar también a otros órganos como el corazón, los ríñones e incluso el hígado. El gran enemigo de la boca es el sarro. Las bacterias se depositan sobre los dientes formando la placa dental. Los gérmenes proliferan y el sarro se deposita gracias al carbonato de calcio que contiene la saliva y acaba ocasionado una gingivitis. Sin una intervención rápida, la inflamación va en aumento, los microbios se multiplican y se acumula pus entre los dientes y la encía. El gato tendrá mal aliento, babeará, le dolerá al masticar, perderá el apetito y se le caerán los dientes.

Los beneficios de la limpieza de boca
El control regular de la boca es indispensable, aunque, pese a ello, el sarro puede acabar acumulándose.
Es imposible establecer una regla general concerniente al ritmo de higienes bucales a las que debe ser sometido un gato, ya que depende de cada individuo. La mayoría de ellos necesitará una limpieza cada dos o tres años, pero hay casos en los que nunca lo van a necesitar. En caso de duda es mejor acudir a nuestro veterinario de confianza y pedirle consejo. La limpieza bucal se realiza bajo anestesia general, por medio de un aparato de ultrasonidos que rompe la placa de sarro y limpia la superficie dental, lo mismo que el espacio entre el diente y la encía. Puede ser necesario utilizar una pasta destinada a pulir los dientes. El antibiótico será necesario para acabar de controlar perfectamente la infección dental.

Volver a Sobre los gatos

Volver a razas de gatos

 
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
 

Estás bárbara:

halitosis en gatos, halitosis felina, halitosis gatuna, mal aliento en gatos pequeños, halitosis gatos, mal aliento gato solucion, causas de halitosis en gatos, halitosis en los gatos, mal aliento en gatos, como contrlor el mal aliento de los gatos, alitosis en gatos, mal aliento gatos pequeños, mal aluento gatuno, olor a podre en aliento gatuno, olor fetido en boca de gatos, secrecion y alitosis en gatos, mal aliento gatuno, Abcesos gatos boca, gato pequeño mal, gato pequeño con mal aliento

Opina

*