Guía de ayuda personal para la incontinencia urinaria

maternidadA veces controlar la incontinencia urinaria es una cuestión de entrenamiento. Esto es lo que los médicos recomiendan.

Guardar un diario de las micciones Durante una semana, escribir lo que se ha comido, bebido, cuándo fue al servicio y la frecuencia de las fugas. El diario le ayudará a usted y a su médico a buscar las causas.

No excederse con los líquidos Algunas mujeres descubren, gracias a su diario, que beben litros de agua durante el día, normalmente debido a un régimen de adelgazar. Beber menos puede mitigar el problema, pero no se debe limitar la ingesta de líquidos. Beber demasiado poco puede acarrear graves consecuencias.

Hacer un esquema vesical Empezar orinando a intervalos regulares -por ejemplo cada hora- durante el día. Transcurridas varias semanas, aumentar el intervalo, con el objetivo de lograr dos horas y media o tres horas de intervalo. En un estudio, esta práctica curó al 12 por 100 de las mujeres, mientras que el 75 por 100 mejoró un 50 por 100 o más.

Evitar el alcohol y las bebidas y medicinas que contengan cafeína Ambos están considerados como diuréticos pudiendo estimular la incontinencia.

Comer mucha fibra La fibra ayuda a combatir el estreñimiento, pudiendo contribuir a la incontinencia.

Dejar de fumar La nicotina irrita la superficie vesical y la tos asociada al tabaco desencadena la incontinencia de esfuerzo.

Librarse de los kilos de más Estar gorda añade presión a la vejiga empeorando la incontinencia.

Probar la micción doble Esto te ayuda a vaciar totalmente la vejiga. Tienes que permanecer sentada en el retrete hasta notar que ha vaciado toda la vejiga; posteriormente, inclínate hacia delante y ejerza presión sobre el área vesical. Pónte de pie, siéntate e intente volver a orinar.

Orinar cuando lo pida el cuerpo Vacía la vejiga de forma regular y no dejes que se llene en exceso, ya que puede producir hiperextensión vesical. Asimismo, si tienes una vejiga demasiado llena y debilidad en el músculo del esfínter (uretral) es probable que tengas pérdidas involuntarias al toser o estornudar.

Hacer los ejercicios de Kegel Este ejercicio pélvico, usado normalmente después de un parto para fortalecer los músculos de sostén de la vejiga y uretra, puede colaborar también a luchar contra la incontinencia. Incluso si no eres incontinente, los ejercicios de Kegel pueden evitar el problema. Éste es el modo de hacerlo. Ante todo, usted necesita identificar los músculos correctos a ejercitar. Vé al servicio y comienza a orinar. Una vez que haya empezado a salir el chorro de orina, intenta detenerlo. Si eres capaz de enlentecer ligeramente el chorro, estás usando los músculos correctos. Si te cuesta mucho aislar un músculo, los expertos recomiendan probar primero con el brazo. Aprieta un determinado músculo, luego relájalo. Lo único que tienes que hacer es endurecer el músculo, aguantar durante tres segundos, luego relajarlo y repetir la acción. Necesitas hacer al menos 100 a 200 ejercicios de Kegel al día para obtener los resultados deseados.

 

Opina

*

Mapa del sitio