Fort Lauderdale

hoteles en miami

Fort Lauderdale

A pocos kilómetros de Miami y con el sol típico del Caribe, se encuentra Fort Lauderdale, donde se unen la historia del siglo XIX, playas desiertas y un estilo de vida único.
Apodada la Venecia de América y enclavada en el corazón de la península de La Florida, Fort Lauderdale encanta por sus canales y riberas donde se levantan mansiones exclusivas con marinas privadas que albergan lujosos yates. Es considerado un refugio para quienes desean vivir el mar de una manera diferente. A tan sólo 48 km de Miami Beach, esta pequeña ciudad debe su nombre al Mayor William Lauderdale, comandante que construyó allí una fortaleza a fines de 1830. Más de cien años más tarde, y durante la Segunda Guerra Mundial, la Fortaleza Lauderdale se estableció como una importante estación naval, y el dragado de canales -hoy hay más de 450 kilómetros navegables- sirvió para que los barcos se movieran cómodamente entre el océano y el continente.
Una excelente forma de conocer un pasado tan rico y pasar frente a las casas de los famosos que habitan la ciudad es realizar el clásico Ventee of America Tour. Será cuestión entonces de espiar un poco este mundo de película arriba de pequeños cruceros que recorren las islas en excursiones de día completo. Otra opción para transitar los cursos de agua es el water taxi, que resulta más barato, más independiente de los paseos turísticos, pero sin ningún tipo de servicio a bordo. Además de canales, historia, barcos, celebridades y viviendas de lujo, Fort Lauderdale cuenta con playas doradas repletas de palmeras, pero poco pobladas y más tranquilas que, por ejemplo, las cercanas arenas de South Beach. Ir a la playa en Fort Lauderdale implica dejar el auto en parkings extensos y caminar hacia el mar por accesos también muy amplios. Una vez en la arena, será extraño escuchar charlas en español (mientras que en Miami cada día se habla menos inglés), ya que los residentes (y turistas) latinoamericanos frecuentan muy poco estos balnearios. La amplitud, tranquilidad y pulcritud son atributos que le ofrecen a las playas de Fort Lauderdale un perfil tan especial como placentero. A lo largo de gran parte de la rivera, el mar parece apoyarse en el Fort Lauderdale Beach Promenade, un paseo costero soñado para andar en bicicleta o caminar en cualquier horario del día y época del año.
La gastronomía representa una parte esencial de los placeres de la ciudad, y un punto de partida para conocer los sabores y aromas de la región es Las Olas Boulevard, la joya de Fort Lauderdale, como la autodenominan los habitantes de la ciudad. Esta pintoresca calle aglutina en sus no más de diez cuadras céntricas cerca de cincuenta bares y restaurantes, además de galerías de arte, hoteles y tiendas de ropa y accesorios. Las Olas tiene un importante abanico de opciones durante el día y la noche, y uno de los lugares recomendados es la sucursal de Cheesecake Factory, que aquí parece tener un encanto especial. Además de delicias dulces a la hora del té, este lugar ofrece daiquiris, margaritas, martinis y mojitos que bien pueden ser acompañados por quesadillas, chickenfingers, rabas y demás appetizers.
Otro dato para tener muy en cuenta es Aruba Beach Café, que no precisamente se limita a un servicio de cafetería. Ubicado frente al mar (aunque un tanto alejado de Las Olas Boulevard), este simpático restaurante cuenta con un menú que incluye frutos de mar de preparación rápida, sandwiches, ensaladas y otras especialidades de la cocina americana, todo en un gran salón interior o en un fantástico deck de madera con vista plena del Océano Atlántico y con una escalera que culmina en la arena de la playa. En la carta de bebidas de Aruba se pueden encontrar buenas cervezas tiradas, tragos y una completa lista de vinos.
Un aspecto llamativo de la ciudad es el desfile interminable de automóviles de gran categoría, ya sean clásicos o contemporáneos, que recorren las calles de Fort Lauderdale: Ferrari, Porsche, Lamborghini, Corvette, Rolls Royce, Jaguar, Mercedes Benz y BMW son, en definitiva, las marcas de lujo que los habitantes y turistas se acostumbran a ver como un elemento habitual del paisaje. También son muy frecuentes los grupos de conductores de Harley Davidson o motos BMW que, con su indumentaria característica de cuero negro, componen un cuadro pintoresco en la ciudad. La Florida en su conjunto, como Estado, y Fort Lauderdale, Miami y Sunrisc en particular, cuentan con un gran número de shoppings y centros comerciales que caracterizan a toda la región como una mega galería de compras. Las opciones van desde grandes descuentos en marcas reconocidas en el famoso Saiugrass Malí hasta diseños exclusivos de etiquetas de gran categoría en Bal Harbour, pasando por precios accesibles y marcas premium en el Aventura Malí. Una recomendación para los turistas que deciden hacer compras es siempre movilizarse en auto de alquiler, porque el alto precio de los taxis y la ausencia de conexiones con el transporte público hace imposible el traslado en grandes distancias. Además de los mencionados malls, en la región están todas las mega tiendas de Estados Unidos líderes en sus rubros: Sports Authority (deportes), Toys ‘R’ Us (juguetes), Babies ‘R’ Us (bebés), Macy’s (indumentaria y accesorios), Gap, Banana Republic y Old Navy (ropa), Victoria Secret (lencería), MAC (cosméticos) y Best Buy (tecnología y electrodomésticos), entre otras.
Para poder aprovechar las reconocidas ofertas de las tiendas de La Florida (y de Estados Unidos en general), es importante saber que la mayoría de las marcas cuentan durante todo el año con un sector de sale y, en muchos casos, de clearance (rebajas aún mayores). Estos sectores bajan sus precios hasta llegar a niveles muy bajos en las liquidaciones de temporada o en las denominadas fechas de liquidación. De esta manera, en las cercanías de Año Nuevo (hasta el 10 de enero aproximadamente), en el Memorial Day (último lunes de mayo), el 4 de julio, en el Labor Day (primer lunes de septiembre) y en el Día de Acción de Gracia (cuarto jueves de noviembre con su subsiguiente viernes negro), las marcas pueden descontar hasta un 70 u 80 por ciento con respecto a los precios originales. En conjunto, Fort Lauderdale ofrece un abanico de opciones para los amantes de las playas solitarias, las compras y el buen vivir. Casi todas las actividades que se ofrecen giran alrededor de la navegación y el agua, por eso la ciudad es considerada la capital mundial del yachting. En definitiva, puede ser una opción para visitar en pareja o en grupo de amigos y disfrutar cada rincón de este lugar poco conocido de La Florida.

Volver a Lugares