Évora

turismo portugalÉvora se encuentra en una pequeña colina en el corazón de las llanuras del Alentejo, a unos 150 km al sudeste de Lisboa. Su centro histórico está protegido por murallas y dominado por su imponente catedral fortificada. Évora es el mejor ejemplo de la «Edad de Oro» de Portugal porque, a diferencia de muchas otras ciudades y pueblos, no se vio afectada por el terrible terremoto de 1755.
La historia de Évora abarca 2000 años. Bajo dominio romano era conocida como Liberalitas Julia, y aún se pueden ver tanto un acueducto como un puente romano. En el 715 fue conquistada por los sarracenos, que también dejaron su huella arquitectónica. En el siglo XII pasó de nuevo a manos portuguesas, y prosperó durante la Edad Media, cuando diversos reyes la convirtieron en su hogar.
La catedral gótica se terminó en el siglo XIII, pero los claustros y el portal son un añadido del siglo XIV. La cúpula que cubre el transepto es poco frecuente en las iglesias portuguesas, y el altar barroco es una reconstrucción del siglo XVIII.
Cerca de ella se encuentra el templo imperial romano, el monumento romano mejor conservado del país, con sus 14 columnas corintias y parte del entablamento. Frente al templo está la preciosa iglesia gótica de Sao Joáo Evangelista, fundada en 1485. La nave está flanqueada por bellísimos azulejos pintados a mano, hechos por uno de los maestros azulejeros portugueses en 1711.
Dentro de las murallas de la ciudad hay unos 4000 edificios de interés histórico: iglesias, palacios, puertas y plazas; pero se trata también de una bulliciosa ciudad universitaria rodeada de viñedos y un bonito paisaje rural. La llanura de Alentejo es una de las zonas más pobres del país, pero es muy rica en historia.

Volver a Lugares