Estrategias para no ganar los kilos perdidos

Has conseguido perder los kilos que te sobraban y ahora te sientes mucho mejor. Pero, ahora toca mantenerte en tu peso y eso lo consigues incorporando los hábitos que seguías en tu dieta y comer de manera inteligente.

Acostúmbrate a…

Tomar fibra. Es vital, porque no aporta calorías, pero llena, favorece el tránsito intestinal y reduce la absorción de azúcares y grasas.
Optar por los lácteos desnatados. Y las versiones light de todo.
Cocinar al vapor. O al horno, a la plancha, en papillote o en microondas. Sigue evitando los fritos.
Desgrasar los guisos y las sopas. Enfríalos y retira la grasa solidificada.
Aliñar con salsas light. Hazlas con yogur desnatado, vinagre, mostaza…
Beber agua. ¿Te acordarás de seguir haciéndolo? ¡Ocho vasos al día!

Olvídate de…

Los bollos en desayunos y meriendas. Sustitúyelos por tostadas integrales con aceite de oliva.
Cenar mucho. ¡Más desayuno y menos cena! Esta máxima es de pura lógica: por la noche el metabolismo se vuelve más lento y se quema menos.
Tanta carne y embutido. Mejor seguir prefiriendo pescados y aves.
Seguir saltándote comidas. Con cada digestión puedes quemar hasta 120 calorías…, haz siempre las cinco comidas recomendadas.
Prohibirte algún alimento. Sencillamente, porque si lo haces, lo desearás más aún. Toma eso que te pierde alguna vez, para calmarte.
Dormir poco. Cuando no lo haces lo suficiente, o te acuestas ya de día, tu organismo produce menos tiroxina, que es la glándula encargada de quemar las reservas de grasa.