Escenarios de cine en Nueva York

El ayuntamiento de New York ofrece un recorrido para descubrir Los rincones neoyorquinos más cinematográficos. En Manhattan hay pocos lugares emblemáticos que no estén vinculados con el mundo del celuloide.
El itinerario diseñado por el Ayuntamiento, que cuenta con audioguías gratuitas, podría comenzar en el 48 de la Octava Avenida. Allí se levanta una pequeña reproducción de la Estatua de la Libertad. Era el cine que Robert de Niro frecuentaba en Taxi Driver, en 1976, cuando interpretaba al atormentado taxista Travis. Al este de esa calle, unas escaleras con barandillas conducen al portal número 226 de 13th East Village, donde situó Scorsese el hotel en que culmina el climax violento de su celebrada película.
Las audioguías (podcast) se pueden descargar gratuitamente de la web del Ayuntamiento (www.nyc. gov), en el apartado Made in NT: Walking Tours of Film. En este espacio, el usuario puede descargar en formato Mp3 dos recorridos completos narrados por los actores Julianna Margulies y Matthew Modine. El sitio también incluye la posibilidad de obtener un mapa que localiza los 21 lugares que se visitan. Creados desde hace un año, estos archivos sonoros se han consolidado como material imprescindible tanto para el propio neoyorquino como para el visitante. Los recorridos han seguido las pautas marcadas en el interesante libro Scenes from the city, de James Sanders, que además ofrece una valiosa información sobre el estilo y la historia de los edificios y barrios de la ciudad.

new york

Audrey Hepburn

La isla de Manhattan, que es uno de los decorados más recurrentes en Scenes from the city, acoge desde 1837 a la joyería Tiffany (Quinta Avenida, esquina con la calle 57), frente a cuyo escaparate Audrey Hepburn quería “desayunar con diamantes”. Sin salir del distrito, la Gran Manzana tiene el privilegio de albergar el emblemático edificio del Empire State Building, la mejor atalaya desde la que observar la ciudad y que ya descubriría el gorila King Kong mientras sujetaba de la mano a su querida Fay Wray. En el interior destaca el estilo art decó y tiene 73 ascensores, imprescindibles para llegar al piso 102, mítico lugar de reencuentro de Cary Grant y Deborah Kerr en la película Tú y yo. Aquella romántica cita es emulada todos los años por parejas que reservan plaza para celebrar aquí su boda. Un ligero vestido y una rejilla de ventilación del Metro bastaron para que Marilyn Monroe se consolidara como una sex symbol del cine durante una calurosa noche de verano en La tentación vive arriba. En la acera de la Avenida Lexington, esquina con la calle 52, tuvo que repetir hasta siete veces esta escena que dejaría boquiabiertos a los espectadores de la época. Si el viajero se sintiera cansado, a unas manzanas de allí, hacia Ouest River, en Riverview Terrace, existe el mismo banco donde Woody Alien acomodó a los protagonistas de su Manhattan.
En Central Park, el gran pulmón verde de Nueva York, se puede pasear por platos de películas como Kramer contra Kramer o Matrimonio de conveniencia. En el ángulo oeste del parque, en el 1 de la calle 72, se alza el edificio Dakota, donde, asediada por unos extraños vecinos, Mia Farrow vivió un angustioso embarazo en La semilla del diablo.
Justo en el otro extremo horizontal de la isla de Manhattan se encuentra el inconfundible y ahora menguado barrio de la Pequeña Italia (Little Italy), donde en el 128 de la calle Mott fue tiroteado El Padrino. Por último, y como superviviente del más moderno parque de atracciones del siglo XIX, en Coney Island se yergue sola la noria Wonder Wheel que el director Steven Spielberg utilizó para rodar su Inteligencia artificial.

Volver a Lugares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *