¿Engordas en verano?

Estás de vacaciones y el cuerpo te pide comer lo que no te conviene. Te enseñamos cómo hacerlo sin que te pese. Basta con que evites algunos errores.

adelgazarCuando llega el calor, tu cuerpo reclama un parón y tu mente no quiere preocuparse por nada.

Es un paréntesis necesario para que puedas rendir más a la vuelta de vacaciones.

Pese a todo, debes seguir atendiendo a lo que comes si no quieres volver del veraneo con kilos de más que luego te costará mucho eliminar.

Las causas oculta de tu aumento de peso

Hemos recopilado unas circunstancias que suelen sucederse al inicio del verano. Analízalas y valora cuántas responden a cómo actúas tú. Si sumas varios de estos errores, mayor será el riesgo de que tu peso aumente tres o cuatro kilos. Si evitas alguna de ellas, después ten-
drás que hacer menos esfuerzos para volver a tu peso idóneo. Normalmente, se engorda en verano por…
• Hacer una dieta muy estricta justo antes de las vacaciones. La satisfacción que te reportará poder ponerte el bikini o el bañador de la temporada anterior durará… solo unos cuantos días. Luego el cuerpo intentará recuperar lo perdido y lo hará rápidamente. El efecto “rebote” puede ser mucho más evidente.
• Creer que puedes pasar sin darte ni un solo capricho. Es posible que te entre una obsesión repentina por perder kilos, lo que te lleve a reprimirte continuamente. Pero ya sabes que todos los extremos son malos y un día quizá no puedas más con tanta represión y acabes por darte un nada recomendable homenaje como desquite (mira el recuadro superior de esta página). Lo mejor es que de vez en cuando sí te permitas tomar algo calórico que te apetezca mucho. ¿Qué hacer después? Simplemente tener presente cuántas calorías (más o menos) ha supuesto tu capricho y procurar compensarlas en otro momento del día. Esa pequeña concesión te evitará la sensación de estar haciendo una dieta estricta, ante lo que se acabaría rebelando tu cerebro… y tu estómago.
• Pensar que “como ya está todo perdido y los kilos de más están ahí”… Si no has logrado aún perder peso, no te des por vencida ni tires la toalla. Quizá no adelgaces estas semanas pero tu lucha ahora debe ser no seguir aumentando centímetros. Y eso sí puedes conseguirlo sin demasiado esfuerzo.

Cuánto vas a gastar

Ten en cuenta, además, no solo lo que comerás, sino también lo que gastarás. Si eres de las que aprovecha el tiempo libre para hacer ejercicio (por ejemplo, dar caminatas por la playa) llegarás al final del verano sin un gramo extra aunque comas algo de más. Pero si no es así, ten cuidado porque la inactividad hará que tu metabolismo se ralentice. Eso, unido a que normalmente en verano se toman cosas mucho más calóricas (mira las equivalencias de esta página y también de la página siguiente) ocasionará que tu figura acabe por ensancharse demasiado.