El poder curativo del áloe

salud femeninaSus virtudes son conocidas en todo el mundo y desde hace siglos. Desde el Antiguo Egipto hasta la China milenaria. Y es que pocas plantas acumulan una lista tan larga de bondades como el áloe vera, desde medicinales hasta cosméticas. Por eso se ha convertido ya en un ingrediente habitual de muchos productos de cuidado personal.

Gel milagroso

De la parte interna de sus hojas se extrae un líquido amarillento llamado acíbar, la sustancia con la que
se preparaban la mayoría de las recetas de la Antigüedad. Este gel es rico en derivados antraquinónicos (barbaloína, isobarbaloína, antranoles…) que tienen propiedades antibióticas, bactericidas y analgésicas. En definitiva, una composición que le confiere al áloe vera unas propiedades únicas: favorece la limpieza y regeneración el aparato digestivo, de la piel y las mucosas, tanto por vía interna como externa. También es cicatrizante, tiene efectos laxantes y desinfectantes y aporta nutrientes importantes como minerales
(calcio, magnesio, fósforo, manganeso, cromo, potasio…), vitaminas (A, del grupo B, C y E), y proteínas.

Alivio para la piel

Su acción cicatrizante ha hecho del áloe un producto estrella para tratar afecciones de la piel:
Debe usarse de 1 a 3 veces al día dependiendo del producto que elijas y también del efecto deseado.
Lo encuentras en cremas o jabones pero lo aconsejable es usar el gel del 95 al 99% de pureza. También puede extraerse el gel directamente de la planta y aplicarlo de esta manera sobre la zona afectada.
Utilízalo en roces, escozores, irritaciones de piel, quemaduras leves (solares, por accidentes…), ulceraciones, heridas y cicatrices. También es útil para calmar picaduras de insectos, hemorroides y fisuras anales, eccemas, psoriasis y rosácea.

También beneficios desde el interior

El áloe tiene un sinfín de aplicaciones a nivel interno: desintoxicación del organismo, estreñimiento; efecto antibiótico, desinfectante y bactericida; úlceras digestivas, reumatismos… Puede tomarse en forma de extracto seco en cápsulas, comprimidos o en zumo de áloe. El método de empleo es de 1 a 3 veces al día fuera de las comidas para las cápsulas y los comprimidos, y de 10 a 30 mi (1 a 3 cucharadas soperas) de zumo de 1 a 2 veces al día, fuera de las comidas.

Precauciones

Es una planta segura, pero por prudencia debes evitarla si estás embarazada o durante la lactancia. Los diabéticos y los enfermos renales también deben ser precavidos con su uso. Evita su consumo interno durante muchos meses, porque reduce los niveles de potasio. Si notas molestias digestivas o diarreas interrumpe la ingesta. Y no tomes el gel directo de la planta, opta por productos elaborados que ofrezcan garantías.

Salud femenina